15 may. 2006

A go go

Recuerdo el tacto y el sabor de su boca,


La brisa de su aliento y los incognosibles presipisios de una risa que parece mentira en oidos otrora enamorados de su voz,
desprecio y burla resuenan con eco de innegable tormenta,
purpúreos cielos nebulosos cargados del odio de hades y el abandóno de Helios.

Tortura onírica que es su imagen en la vela sin descanzo en solitaria noche abandonado a la evación de odios guardados,
profunda respuesta del alma negativa a quebrarse.

Cruel bofetada de verdad,
predador en mares dulces rebosante de recuerdos,
monstruo arquetípico de egoismo con belleza en mi necesidad.

Agua estigia, saborizante amargo de los ajenos quereres,
perdida Indira en laberintos pretéritos que renuevan la pena con cada contacto en el pensamiento,
añorada calma y mullida almohada busco en la crespada mar de tu ser, persona, quimera.

Última oportunidad imposible del cobarde herido en dagas de piedad.