31 jul. 2009

Revista "Le Nicap" las hojas pérdidas


fue un bonito proyecto para saber y conocer más cosas de edición, pero no pareció jalar público, eso me desanimo un leve, pero aquí están; Las páginas pérdidas, con un curioso artículo de mi amigo el Heavy, una narración ahí dos dos de Eder con fotos de Granovsky, Francopodo y otros invitados así como un par de diseños propios que me gustaron mucho, y una nota del diario de Cazarés, una linda y lejana mujer. Y por supuesto, muchos Links buena onda inspirados por Adirova. Tengo unos problemas con el poema de Natalia Correa, espero solucionarlos pronto.

Octanaje
View more documents from nicaprio.






30 jul. 2009

He andado leyendo Rayuela


Al fin después de años ando leyendo Rayuela; Sobre ríos metafísicos de lágrimas y búsquedas de objetos en el bolsillo, de poetas enfermos y afrancesados, de monstruos gráciles que perifollan la palabra salivándola bien y ejercicios literarios despreciados por el autor y toda su melcocha derramada en el sentido de una oración, no trata de nada, sólo de un hombre como en toda épica, y sobre una mujer (como en todo drama), tal vez dos (Tal vez 2), pero que en realidad por ser mujeres en la vida del hombre es injustamente propio catalogarlas sobre la misma columna de mujer, sobre café ésto, sobre café el otro y el cebado de mate como masturbación.

“Toda una generación reflejada en una novela” Y a la porra con las generalizaciones, todos reflejados, todos ahí, un espejo de setecientas páginas adornado de notas sobre intelectuales y los terrores de la calle para no afrontar los propios y la presencia de la mujer mejor (dos vocales de diferencia) acompañada del Sena mientras auna sus berridos al torrente, que en la presencia de la cama del hombre, de la bestia Horacio de la bestia yo, de la bestia tú si lo piensas leer o consta en las actas civiles de tu lectura pasada, en folder azul llamado cielo con sus pegatines burocráticos bien registrados. El libro es horrible, sin orden, planeado por un autor que pensaba divertido que el lector hembra aceptara pasar del capítulo treinta y uno (31 para los postmodernos) al 154 (Ciento cincuenta y cuatro para los perros puristas del caligráfico serializado) esperando complementar pseudoverdades ontológicas suplicantes de ethos y logos. Rue ésto, rue aquello, no lugares, sólo nombres, salidas a medianoche, lluvia y hacer el amor hueco, eso todo el tiempo.

Que terrible libro lleno de supersticiones de la ignorancia y dogmas centralizados de la filosofía, aceptación de lo que pasa y es y de quienes son y sobre quienes va, rayuela en el piso y tizas de colores siendo limpiadas (sí, limpiadas, no borradas, no cubiertas, no transformadas, LIMPIADAS) cada mañana por cubeta, agua y olvido de las canaletas de un parís cincuentero.

Me decían que siempre pensaron que mi nombre era Horacio, y una mierda, inframierda, ultramierda, retromierda, el hombre es un terror hermoso, un superego más fracasado que uno, fijense, llamarme Horacio compadeciendomé con el personaje, comparando mi absolutamente peor persona con él, con un hombre, confusión ininterpretable ¿Yo pasando como hombre? Que va.

Y la Maga y una Pola, y una Giselle y una Natalia ¿Cómo podés?

Lo leo, lo absorbo, lo sintetizo en el golgi celular y lo respiro en mitocondrias y penas de realidades subyugadas mas que aceptadas, en el metro, en la calle, con los olores y los ruidos. Habría de ser cobarde, demasiado fuerte para el silencio, el café y la cabecera.

Quetzal, Nicap, pseudo Horacio, viejo del ojo pálido enterrado cerca del chateu con su corazón latiendo reclamando justicia del hombre y no divina leen Rayuela, sin compromiso, sin obligación de suplicas pretéritas de leerlo, y se encuentra ahí, a todos sus amigos y a todas sus amadas, en parís, apestoso parís de rastacouriere y Sauvillon.

Que pavada, yo aquí leyéndome sufrir para ignorar el saberme sufrido.

Con todo, le otorgo el nauseabundo y sin argumentado “Está bueno”, por que sí, porque no puedo decirlo de otro modo en mi carencia de adjetivos y figuras que atrasadas espiritualmente presumen de ascendencia latina, tan barato y vacío como todo aquel que presume de pertenencias costosas, esa es mi opinión y una mierda lo que vale, ¿Vale?

28 jul. 2009

Una disculpa, así me siento...

Notas de un viejo díario


Limpiando viejos escritos y memorias.

9 oct 02

En este cuaderno encierro palabras de gozo, disgusto y sabiduría sea en mi lengua madre o aquellas que llegué entender. Que todo esto se conserve. Inshalla.

10 oct 02

-La incursiones que se llevarán acabo de éste y días posteriores serán tu diario amigo mío.

-Bien recordaremos estas fechas por que serán de imperativo recuerdo al ser la muerte de nuestra santa abuela, un particular al haberse llevado acabo el día séptimo de este mes en curso,.

Si en realidad hubiera llorado a moco tendido me hubiera sentido mejor. Mas no fue así, porque en realidad la iasencia de la madre de mi madre no me parecia algo en realidad an perturbador. No a la razón de un cariño escaso entre los dos, sino a la pazinterrelacional que conyevavamos, es así como tanto creo que se fue en bien, conmigo y con todo tercero, como yo me quedé aquí bien con ella.

“...todo mundo estaba condenado a la subordinación, aunque el orgullo no permitiera reconocer el hecho”
-Brian Aldiss, Non Stop

-Y entonces describía un lugar infernal donde había monstruos terriblemente deformes y malditos que habían convivido tanto tiempo al grado de creerse hermosos e importantes, sino también con el derecho a juzgar todo. Tenían un lenguaje infernal, terrible y demasiado básico que no llegaba a explicar nada y núnca lo llegara hacer. Puedo decirte que era un lugar infernal debido a que no sabían que son los sentimientos, ni el amor o la vida y la muerte, y sólo suponían cosas. El lugar era la boca de un demonio donde cabían treinta mil monstruos de estos y al tragarlos el demonio los llevaba a través de incontables lugares muy horrendos hasta un destino incognosible.

(De aquella vez con franco en la estación del metro insurgentes)

21 oct 02

-El día de ayer recibí la llamada de Gis, muy extraño a decir verdad puesto que la escuche suplicante, no por inflar mi ego, sino que me cuestionaba si todo lo que había hecho con ella y todo lo que le mostré era único y sólo entre nosotros ¿Qué pasará mañana? Inshalla.

-Y me encontré un marinero

“-Querido barquero,llevamé a donde deseo, tengo para pagarte un par de valores; mi amor que ya no puedo usar, y mi conciencia para no llorar-

-Lo que tienes no es suficiente en valor para llevarte siquiera al embarcadero-

-Entonces acepta todas mis joyas que compraron la vida de otros-

-Lo siento, no sirven aquí, porque toda vida siempre es más valiosa o más barata que un diamante-
-Entonces ¿Qué deseas ser alado?-

-Tus recuerdos-

-¿No te parece muy alto el precio?-

-Esa es la cuota para paladear la vida de nuevo-

-Pero, jamás tuve una en realidad-

-Mas podrías intentarlo-

-Pagaré, pero no sé porque me siento engañado-”

-Si viviera o vivo en una coladera sin ver el sol, extrañaría no la lu, sino lo que me ha enseñado. Seguro aquí también hay risas, pero no estarás tú ni tu sonrisa. Así que pasaría existiendo sin tiempo, ni sol y sin tí, simplemente memorando y llorando sobre una foto tuya.

Pero siempre me reconfortaría el pensar que aún me recuerdas, tal vez no, pero ojalá lo hicieras. Porque si tú vivieras o vives en un lugar sin sol, sin mí y sin mi sonrisa, te aseguro que yo siempre pienso en tí.

24 oct 02

¿Qué quería encontrar? Aún no lo sé del todo, aunque estoy seguro de que lo puedo hallar.

He pasado de muchas cosas y no entiendo el porque me sigo limitando cuando creo que me daña.

Ojalá el paso se de solo o tal vez jamás tome iniciativa.

Espero realmente suceda y encuentre todolo que alguna vez tuve.

“I may gain more knoledge out of the folly of this madman than i shall from the teaching of the most wise”
-Bram Stoker, Dracula

Desde el primer momento que la vi, soñé con el día que me viera con esos ojos.

29 oct 02

Una huella de maldad en sus sueños

17 marzo 03

Me encontraba en una curiosa plaza del tipo centro social de un pueblo. Un lugar al aire libre rodeado de pequeños jardines cercados a su vez todo amurallado por pasillos adornados de arcos con restaurantes y cafeterías, invitando a las almas cansadas a sentarse y compartí una velada con la numerosa clientela.

Buscaba a alguien, nadie en particular sino alguna persona a la cual tenes certeza de que se encuentra por ahí, entonces encontré a Rodas, Juanelo y Claudia que recibieron mi llegada con sonrisas y abrazos, pero aún tenía esa sensación de seguir buscando a alguien.

Las farolas y su luz tenue tan unica a las seis de la tarde nos convencieron de entrar a una de las tantas tabernas/cáfe/restaurantes de la plaza, una música suave pero bailable sin dejar de ser bohemia compartía y creaba la atmósfera con nosotros. Nos sentamos y ellos iniciaron una alegre conversación sin sentido mientras paseaba la vista escasa de interés y llena de ansiedad sobre los ocupantes, y a quien buscaba estaba bailando.

Cuando una mujer que quieres baile te sientes primero asombrado a pesar de que sea una buena bailarina de tiempo completo, luego te sientes más unido a ella al compartir un ritmo tú con los ojos y ella con el cuerpo, finalmente cuando la vez bailando con alguien mas la rabia te inunda junto con la envidia de sentir su ser cerca, así es, bailaba con alguien mas, mi estimado y loco León. Era una de esas danzas lascivas sin que significara nada y ambos se veían inundados por aquella promesa imposible de la metáfora que representaba la danza, en sus movimientos gráciles que desean convertirse en arrebato.

En el trance que crea la música volteó hacía mi mirada, era Giselle, una amalgama creada por imágenes de deseo, una ilusión digna de un sueño y una bestia indomable para la percepción. La lucha por tratar de comprender lo que presenciaba me hizo caer en cuenta de que en la mesa en la que me hallaba también se encontraba Indira y Norma, y Abril, y Tarkan, y Daniel, y Sandra y Martín e Ivan y todas aquellas personas de tiempos mejores; Laura, Nikita, Mauricio, Hugo, Evaristo, todos sonriendo para mí. Pero a pesar de tener lo que mas he deseado, el ver otra vez a los amigos y amantes, sentirlos como tales, todo lo que quería era bailar con Giselle.

(Rumeando heridas) Un reencuentro y un adiós en 160 carácteres o menos a la vez



-Es bonito: Quetzal sublimado. Beso. No es salado.

-No. No es cuerpo conmovido.

-Un ardor que me quema por dentro, pero no es capaz de calentar mi cuerpo frio, manos tiesas, cprazón herido. Sé que no esta bien pero siento que te necesito. Los sintomas de la ruptura: Dejarse llover, dejarce caer. Excrescencias. Haciendo evidente un deseo, un puro sentir. Cuerpo deshaciéndose y que se deshizo en ti, dejandose a si entre las arrugas de una sabana. ¿Es qué tú has superado la ruptura Quetzal? Nada excretas, nada lloras ¿Por qué no hay ruptura por tapar? Has sacado ya la última porción de dolory te has recuperado, ¿Redimido? ¿Reasido? Dolor para recuperarse a sí. Para tener uevamente sentido.

-¡Leamos Rayuela simultaneamente! :)

-***Digo tu nombre

amor***
...Y no sé lo
que digo.*

***Canto***

-digo***
Y
se embriaga mi
casa con el
perfume de los
macuilies.

***Tigre***

-digo***
y tu voz de
ocelote dormitado
en el peldaño de la
tarde.

***Camino***

-digo***
Y
anda mi corazón
por la ribera de los
hombres.

***Temblor***

-digo***
Y
por instante breve
descubro tu voz
entre los filos de
espejos

***Sol***

-digo***

y roja la piel
al borde de la
hoguera

-Mi corazón lo sabe: Sólo tú alteras el rumbo de las cosas.

-¿Y si la inocencia es fé? Siempre cabe la posibilidad de morir inocente.

-No. Quiza la fé no sea humana. Porque es parte de un proceso de no entender. Pero porque la adoptan los humanos es ella la que se puede corromper, el humano corrompido pensaría que es fé aunque en ese momento no existiría tal fé. En esos términos no puede ser fé.

-La premisa que dice que la fé sobrepasa lo humano es sólouna y es que sustenta un módela de pensamiento en tanto que persona, mientras que la persona no sabe ni porqué se da la fé como proceso, ni conoce bien a eso que le tiene fé.

Es decir, como no puede conocer nada objetivamente, no puede conocer eso a lo que tiene fé como tal y sin embargo a partir de ahí el mundo (idea) surge mas no se construye. Sobrehumano poque se confirma el hecho, no en el pensamiento.. Podría saberlo sólo dios, él que si piensa creo la que piensa inmediatamente, sin tiempo para decidir. A demás si en la fé no hay moral, la moral existé solamente porque hay fé.

-Pués sí. Muchas gracoas porque un soporte ayer y por una palabra que mas bien fue esperanza: Pronto.
Noches.

-Todo el día pensando en tí. El alma colgada de un hilo, el almacolgada de media hebra. No hay suspiro.

-Barbas blancas al viento de los siglos que tienen la mano en las dos cejas y los ojos vacios de otear esperanza. Cazadores de formas, la noche promete un camino. Beso.

-La conquista de un territorio en un impulso sostenido. Desangrarse lentamente hasta la médula. Derretirse acariciando el piso. Labios a medioabrir. Una enorme vena abierta, desenvuelta. El roce del aire siente que la quema, lengua que saliva, corazón que grita. *Una entrega corazón.*

-:) Estoy bien, estoy bien, y tú también.Voy a dormir muy bien y tú también. Soñaremos con flores volando al viento, con sangre derretida y nuestra entrega.

-Ay, te extraño. ¿Y si mato por un abrazo tuyo?

-Corazón ¿Dónde estás? El ambiente huele a algo que no eres tú.

-Perdón. Es que te extraño siempre. Me esta costando mucho eso de la autorreferencia. Sé que fue mi desición... Pero te extraño, *Que se cabe el mundo*

-Por eso los amantes se extrañan. Por eso sufren. Desean cubrirse con un velo de lágrimas, para no ver más el mundo, para que no haya mundo. Para que sólo haya ese lugar donde se siente el otro.

-Beso amor. Te extraño. Todo se compuso en la escuela. Creo que si me importa mucho danza, tuve una crisis. Perdón si estuve rara. Ahora hay nuevas fuerzas. No quiero quitarte ninguna, quiero compartirlascontigo. Muchos besos. Dulces sueños en una nube rosa.

-...Nube rosa amor, núnca había hecho el amor. ¡Siempre has sido tú!

-...Guapo, atractivo y masculino. Ya va mejor lo de la autorreferencia. ¿Y tú qué tal? Beso amor.

-Me mido: el tiempo detenido

-Beso amor. Beso de pupila entre sueños.

-Miraba tu foto Quetzal y noté que eres tú el poeta ese q vino a mí en sueños: Miré sus esculturas y el viento (ese fue el momento en el que se me declaró) en un remolino de hojas secas me llevo con un espirítu. Cuando me llevaba sabia a donde y me daba mucho miedo; Lo peor es que mellevaba caminando sobre mis pasos, se había metido en mí. Al llegar había un hombre flotando en el aire frente a mí, el hombre que había amado y que con la muerte había alejado.

Quetzal, vi tu foto y eso fue lo que me helo la piel. Tuve ese sueño desde hace tantos años que ha formado parte de mí, el viento me ha salvado varias veces, se cuando va a dejar de soplar y cuando me apasiono él se intensifica. Suena a locura pero es verdad. Quetzal, ese poeta eras tú, el viento que me llevaba y que tiene pacto conmigo dede hace tanto, eres tú. Es un vínculo profundo y muy extraño... Mi amante el viento, siempre fuiste tú. ¿De dónde vienes?

Pero ¿De qué está hecho tu ser? ¿Qué es eso que tuve que esperar hasta ver tu foto junto a mí para saber? ¿Cuál vínculo ancestral te une a mí si es que algo te une y no sólo me une a mí? ¿Qué cosa o vínculotraes con Natalia? ¿Hay algo con ella en ese sentido? Porque debe haberlo, estoy segura amor. ¿Hay algo con ella que respecte a mí? Por que te he visto pasar junto a mí darme siquiera una mirada.

-Perdón, busco razón en mí. Te lo digo en objetivo, no con interpretación. Sin reclamo, sin dolor. Intento ver una situació . Ya sé. Lo de Natalia no me incumbe.

-...Llenaría de besos mi propio cuerpo.

-Amor te extraño. Siento la tristeza invadiendome. El recuerdo de tu abrazo es mi consuelo.

-La marea roja subio. Estoy a la luz de luna llena escuchando el batir de las olas y dejando con serenidad que el viento quite el cabello de mi cara. Gracias vida.

-Muy bonita *...!No beses mis labios rojos¡ En la noche de platino besame quedo en los ojos...*

-Quetzal. Fantasma Quetzal. Ayudame. La vida tiene tantas cosas porlas cuales llorar...
Pero ella es simpre así. Corazón, no quiero negarla.

-Te extraño amor, hoy no hice fuerza ¿Ella es triste como yo? Temo no poder dormir sin tí. Una rosa: Mi nueva estrategia.Un beso.

-En el espejo me veo más bonita. Desde que me acuerdo me haces eso. Gracias por eso. Un beso.

-Amor. Recibí la respuesta en un libro: Seguir aunque los cielos se caigan. Invocarte hace milagros. Un beso.

-Soy territorio de las más sangrientas batallas. Todas las fronteras en mi cuerpo. La tierra revuelta en mi piel. La más terrible pasión desatada ahí.

-!Acaba con esta guerra! Le gritaron los hombres a los dioses. Un vientre comenzo a bailar y la lluvia comenzo a caer. Los hombres pensaron que eran lágrimas, pero eran caricias para sus mejills. Gracias amor. Beso.

-Una manera decente de decirlo Quetzal. No por evitar importunar al que lo escuche, sino por no desgastase en elsólo hecho de decirlo.

-Soy fuerza natural. Soy la tempestad. Esto es un instante, unasombra, un silencio. Humedales de mi piel, rocio flotando entre las sombras, y en tu sombra...

-Y es que hasta la lluvia, antes de ser lluvia a veces, es de color gris. Dijiste que sabes que a veces necesito cosas; entiendo que dices saber que puedo ser complicada.

-¿Quieres amar a enloquecer?

-Salvame tú. No dejes que me arrase. Llevame lejos. No se que hacer.

-Perdón por pedirte tanto que me llevaras lejos. Sé que yo debo llevarme lejos, debo renunciar a muchas cosas... y me duelen.

-La tempestad spera y un colibrí revolotea. El primer paso es la agonía. Aguantar sereno la continuidad de los días. Enorme figura, pecho en alto, piernas de hierro y una lágrima resbala...* Aquí comienzan los caminos y los días * (Tranquila corazón) Tranquila corazón, es la primera vez que estás aquí.

-Quetzal, Quetzal. La mujer TUYA. No sé hasta donde sea de verdad tuya. Quetzal, soy una persona que se deshace, se desmorona. La gran construcción, la gran inspiración viene a veces de tus brazos. Quetzal, algo tengo y en este momento esta pasando. Hacer algo con eso es salir triunfal.

-Pero de pronto no encuentro las fuerzas y me revuelco y paso siendo a mi parecer más fuerte que quién no se atreve. Es falta de moral, pero un regalo como quiere dar por ello. Lo siento Quetzal, creo qu tu no quieres eso. Quiero morir, ser tormenta. También ir a favor de tí. Si me suelto en tí, no voy a favor de tí.

-Es por tí que conocí el amor. Sí, conozco el amor, puedo sentirlo y no importa nada de lo que pase. Vibrar de la piel y amarte a cada instante.
-Gotas de sudor y gotas de lluvia. Una entrega. Encontré ésto a medias. Amar sin importar que pase, amor incondicional, detrás de todas las formas... Me presentaste al amor. Sé ahora que es sentir amor. Aunque me mortifico y sólo pienso: Te ama, lo amas. No te gusta, no eres sexual. Se apoyan mucho... no quiero más.

-Un calambre es determinación psicológica inconsciente a no seguir. Enfermedad es rendirse declarándose incapaz pidiendo los cuidados de un médico. ¿Qué tal?

-¿Qué quiero, qué quiero campana tintineante la luna?

-Lunita, lunita no importa lo que quiero ya.

-Me dueles Quetzal. Verte sería dejar caer mi corazón como una copa llena de vino con sólo abrir los dedos. Escucho pedacitos de cristal. No sé que hago. Quiero saber porque me entrego cuando lo hago. Creo que he renunciado a algo. Tengo pena contigo. Quiero que estés bien.

-Te admiro mucho. Puedes dar razón de tantas cosas. Describir algo que forma parte de los secretos de la vida. Dar razón determina, es parte de lo que te da sentido, razón.

-Es de noche, el agua brilla caprichosa y roja, y sí, te extraño.

-Por eso. Porque la luna llena se acerca. Ay. Quiero estar ahí.

-Krishna está enamorado. Su pasatiempo favorito es estar con Srijayanti. El dice que él es dios. Dios está enamorado y su pasatiempo favorito es estar con su amada.

-Alguien serio: Que no se impresione por las pequeñas cosas, que se impresione sólo con las condiciones adecuadas. Es cultura de novelas. Quiero ser agua nueva.

-Mujeres Quetzal. Mujeres.

-Creo que buscaba alguien tan seco como yo. Que no me dirigiera su libido porque en realidad no puedo dirigirle el mio yo. Seca y agrietada. Flor marchita.

-Perdón. No tenía porque decirlo. A veces imagino tantas cosas... A veces tengo miedo de crecer.

-Aún no me gradúo de la escuela del sufrimiento sustentable. Soy de esos raros que están rotos y se han clavado una espina en el corazón. Que quisieron mirar lo que había detrás de ese mundo que ha caído. Es natural, de pronto no me aguanto y busco la comodidad de una certeza. Soy mujer terrible. Está en mi sangre.

-Sí, es el adiós. Es que no sé de tí y comienzo a pensar que sin mí estarás mejor. Soy muy demandante Quetzal. Soy mujer. Y soy una mujer terrible. Primero pensé que era por capricho, pero después de tanto sin saber de tí me hago más ideas y a pesar de haber estado dispuesta a pasar todo y ser valiente, creo que no estoy dispuesta ya. Dicen que eso es lo normal. Me hablas sólo como si nada.

-Y hablo de tu certeza. Tú como certeza, me seduce la idea de que seas todo mi mundo. Luego temo serte pesada y me digo a mí que así no se puede ser y que me aguanto.

-Es que no me contestas Quetzal. No me buscas. Creí que nunca sería así, por eso tanta disculpa. Pero resulta que lo que soy, que si no es así debo sufrir.

-Parece que tú estas bien. Yo no. Siempre suceden cosas, nunca puedo aguantarme, tengo que decirlas. A veces así sale la poesía. No suelo ser práctica, de pronto lo soy.

-Tu me cancelaste. Tu no me contestaste. El alma colgada de media hebra. El corazón desgajandose en el transcurso de cada tarde. Pero ya muerta en vida estoy, decides olvidar.

-Cree lo que quieras Quetzal. El amor que te tengo es mío y nadie me lo va a quitar.

-Tu dijiste adiós Quetzal. No yo. Tú estas diciendo todo esto. Quise llamarte la atención. Escribes, pero no estas.

-Comenzó con el colibrí. Se murio el caballero andante, el guerrero del sol, no pude cuidarlo. No me contestaste, me colgaste. Pensé que de nuevo era lo mismo.

-Encontraste una buena excusa.

-Atrevete. Dejate ir con todo. Desgarate. No me enmudezcas. Eres materia viva. Sé cuerpo sintiente. Vive la vida real. No hagas como los demás.

-¿Sabías que hablar es buscar al otro? ¿Leer es dejar que le hable otro? Escribir para asegurar que uno, lo dicho llegue al otro.

-“Leamos rayuela juntos” ¿Si te acuerdas?

-¿Dónde estas Quetzal? ¿A dónde, en dónde? No te veo por ningún lado. ¿Te has perdido y por eso es que no e has contestado? Sé que tú no estas aquí.

-También ella era una chica triste. Ella vivía sin ser reflejo de otros ojos, especialmente de esos que eran los ojos del que había amado. Especialmente de esos ojos cuyo recuerdo le parecía tormento. Pero sabía que vivía de ellos. A ella no le interesaba llorar, como a él, que era todo lo que quería.

-¿Me has cerrado?

-...De cualquier modo no estas...

-¿Pero qué oigo? Sí estas. Si estas. Mas no para mí.

-***Un temblor en las piernas...**___Tum tum tum***____**tum tum tum**############ ¡TÚ! ¡No lo puedes soportar!**##

-Una piedra__un ladrillo** ¡En la cabeza!! **-Todo discurso ya está dicho ( . )

-Me pregunto: ¿En qué consistirá la fortaleza?

-Se que diste una salida solemne. Esta vez fue a mi a la que se le acabo el amor. Se que no soy tu sueño Quetzal. Quisiera que hubieran sido más que palabras.
-Fue a mí a la que se le terminó el amor, porque éste no dura, si no se le trata con cuidado. Lo desbordé en años de juntar estrellas y hacer discursos con ellas.

-...Mensajes que debes olvidar, estrellas que debes matar; estrellas que se deben suicidar: Es por ello que se alborota el mar. En brillo hace su hermandad con todas ellas.

-Ese jovén no podía llorar. Y yo sé porque. Se seco un poco antes de dejar de amar. Quiso el amor sólo para sí. Y el amor sin cultivar se consumió, el amor lo quemó a él.

-¿Fue así? ¿Una de las tantas chicas que se atrevió a dar un consejo? ¿Quienes fueron las otras tantas?

-No creo que puedas hacer daño a los que quieres corazón. ¿Por no dar lo que deben darse a sí mismos? Sí importa saber que estas ahí. Pero me dio mucha gripa. :(

-Sí quiero.

-Sí quiero.

-...Sigo creyendo que me has cerrado sólo a mí.

-Camino esperando sentir una presencia conocida por la espalda. Desandando los pasos caminados ayer. No hay ya temblor en las piernas. Si me cerraste a mí cabe la posibilidad de que te encuentres muy bien.

-Algo me dice que estabas en casa. Sólo espero que estés bien Quetzal.

-No voy a dejar de buscarte hasta mirarte. Hasta verte bien. Te quiero bien. No importa que no sea yo tu sueño. No tiene nada de malo. Pero me preocupas Quetzal.

-Esta noche haré el amor. Rasgaré y morderé con todos los dientes. Treparé y me aferraré a un cuerpo, nadie me despegara de él. Y quedaré preñada de puro.

-Mmm entonces si eras tú. Muchos besos Quetzal.

-Bailo a las seis. En el foro de las artes en el CNA. Hay que llegar antes si es que quieres. Beso

-Pero no me digas más mujer hermosa. Eso me sabe a sal.

25 jul. 2009

Historia de un Capricho


Necesito escribir esto, para que no vuelva a pasar.

Comenzo hace casi diez años, recién ingresaba a la escuela preparatoria, se cursaban los primeros meses del año dos mil, y sus promesas de un futuro que le habían prometido a los jóvenes de los años cincuenta, con energías renovables, información a un click y doscientos canales de televisión, la razón del ingreso a principios de año en vez de los finales del verano se debía a que una huelga estudiantil había azotado los rangos y actividades por meses y meses hasta que una intervención policial nos permitió ingresar a un plantel a tomar clases en la preparatoria número 6, dependiente de la universidad nacional autónoma de mi país.

Pasaron un mes, tal vez dos, mis actividades en la mañana se concentraban principalmente en abandonar o faltar a clases para leer a las puertas del salón, esperando el medio día para ver a todos mis asociados y simpatizantes a lo largo y ancho del plantel. Fue en una de esas tardes que la conocí, llego interrumpiendo mi lectura con ojos ligeramente rasgados y una pregunta sobre que ocupaba mis manos y mi atención, lo recuerdo claramente, era una copia del segundo libro del señor de los anillos, la llamada “Dos Torres”, con sus ilustración de John Howe sobre una atalaya negra, pensando que sería una persona que no sabría de cerca lo que trataba, le explique de un modo sencillo la obra, la fantasía y un poco del autor. Minutos después sintiéndome avergonzado ella me platicaba el como andaba leyendo ella “el Hobbit” del mismo autor. Finalizando, se despidió, para mí sólo era una curiosidad el que otra muchacha me dirigiera la palabra sin conocerme, parecía muy normal que nadie se juzgara, que todos quisieran conocer a todos simplemente al ver algo que tenían en común y llegar desde lejos sólo para hablar de ello, así había conocido a mis compinches y compañeros en la escuela, y a su vez ellos así a otros tantos, no tenía razón para pensar diferente.

Pasaron algunas semanas hasta que en la misma situación, con esta vez el “Aurora” de Nietszche a las afueras del salón, ella volvió a llegar con la misma pregunta, de manera inmediata respondí con la misma cuestión sobre su actual hábito de lectura, me sorprendí sin querer hacerlo al ver en sus manos “La gaya ciencia” del mismo Friederich que había escrito la rústica en mis manos, nos sumimos entonces en el compartir de una para de experiencias y párrafos sobre nuestras mutuos libros.

No recuerdo cuantos días pasaron, tal vez uno, tal vez tres, inclusive semanas o meses, pero nos veíamos y hablábamos con mucha frecuencia, pudo a ver sido un día, tal vez un mes, pero hablamos mucho en ese lapso, hasta que una tarde, yo ensimismado en una perorata sobre no sé que, ella me calló tomando mi rostro entre sus manos y besándome. Semejante experiencia escapaba de cualquier otro contacto similar que tuviera, su lengua moviéndose como queriendo batir mis dientes, no sabía que hacer, no sabía como respirar, donde poner mis manos, menos si dejar abiertos o cerrados los ojos, tenía quince años, ella catorce y así siguió girando el mundo mientras yo seguía atrapado en ese lugar. Mis labios enrojecieron, mis piernas y manos temblaban de nervios, de miedo, de emoción, y ella me miró mientras yo saboreaba un sabor en mi boca que no era ni de mi pertenencia ni de algún alimento, “Ya tengo que irme” no pude hacer sino acompañarla a la salida de la escuela mientras me parecía recordar una imagen de un amigo pasando a mi lado levantando sus pulgares en señal de apoyo y felicitación. Mientras, seguí dudando de ser yo mismo en ese momento y en ese lugar. “De ahora en adelante serás mi novio”, mi respuesta aún se encuentra escondida para mí, tal vez jamás vuelva a cernir mano sobre ese instante, pero eso dijo y entonces algún otro día llego.

Lo que pasó, duró dos meses, no más, por la sencilla razón de que un día la vi besándose con otra persona, y al poco después me encontraba como una furia debido a que no la encontré en un par de veces en un lugar donde con anterioridad acordamos encontrarnos, y esperar durante una hora a alguien dos veces continuas que creías tu novia después de que la viste besándose con otra persona, no fue un buen momento. Al día siguiente me encontró, ya que por desgracia esconderse en una escuela de otro estudiante es tonto e imposible. Me beso el cuello, me pidió perdón, me aseguro que no nos habíamos visto por que ella estaba sencillamente en la parte de arriba de donde yo aseveré la andaba esperando, palabra alguna no le dirigí, me retire ese día. Volvimos a salir, sí, se me insinuó de que la llevará a un lugar lejano y callado para los dos, yo temeroso, fingí locura en sucesivas ocasiones. Incluso un día mientras salíamos de un pequeño cine, ella me pidió directamente que le hiciera el amor, mi respuesta fue un beso, y después de algunas horas, sólo una despedida.

Me cambie de escuela, la vida era diferente y otro momento, sólo recordaba y anotaba en un viejo cuaderno rojo el como tenía sueños con ese primer y velóz amor con todos sus altibajos de un par de meses, conocí otra persona, hija de una pintora, me enamoré como no lo había hecho, como no me lo había permitido en dos años, con experiencias y respuestas a todos los miedos de aquella mujer con su libro del Hobbit, con una supuesta solución a todo lo que había sálido mal, mi error por segunda vez, no me le acerqué físicamente aún cuando tuve la señal, el permiso, de ella sólo recuerdo nuestras sesiones de besos en una esquina a dos cuadras de su casa mientras yo esperaba el transporte que me llevaría con mis amigos, siempre la acompañaba a su casa, siempre que se podía.

Pasaron los mismos dos meses, era enero, y ella me dijo que ya no quería seguir conmigo, me derrumbé, completamente en piezas, envuelto en llanto le suplique de manera por más patética que no lo hiciera, que sin ella preferiría la muerte. Con rostro colorado y voz cortada por mis nasales tapadas, con ojos hinchados, ahora no me sorprende su negativa. Pero ¿Qué hacer? Nuestro salón era el mismo, nuestras clases las mismas excepto por un par, y ella ahí todo el tiempo. Yo salía a mitad de las clases en un ataque de llanto,me escondía en el último piso cada descanso para no verla, fueron meses terribles, entonces cerca de salir de la preparatoria, aún muy resentido y con cicatrices muy frescas, así conocí a Natalia, por ella y su hermana decidí mudarme donde mi padre para estar sólo a cincuenta metros de ellas todo el tiempo, de ellas y de sus amigos, mis amigos que siempre se juntaban en su casa. Al final ya no era tan grave que ahí estuviera esa mujer por la cual derramé un mar que quedó seco hasta hoy en la preparatoria, al fin ya iba de salida hacía la universidad, tenía nuevos grandes y fieles amigos, no importaba tanto, incluso, cuando me gradué de la preparatoria, no asistí a ninguna fiesta, de hecho el día de la famosa graduación sólo tomé mi diploma y me retire, corriendo, sin despedirme, sin hacer caso de que la ceremonia empezaba, ¿Qué importaba?, mis padres no estaban ahí, y mis amigos me esperaban para desayunar y hacernos de copas, como lo fue casi cada día durante todo ese verano.

Y Natalia, ella se había convertido en mi mejor amiga, cuando los demás no podían salir, o simplemente andaban un poco lejos, ella siempre estaba ahí, y yo para ella, salimos mucho a lo largo de un año, su amistad y la de los demás borró poco a poco los recuerdos y sueños de esas dos mujeres, fue entonces que una noche de tormenta eléctrica, en marzo, acostados uno al lado de otro en la alfombra de su sala como acostumbrábamos quedarnos todos, fuera uno, fueran seis, rondando las cuatro de la mañana, en una duermevela con sabor a lágrimas, nos besamos, sin locura, tranquilos, con nervios, con miedo, pero con la seguridad de que ella siendo mi mejor amiga y mi pareja de actividades por todo un año, de que todo estaría bien. En un momento la detuve, la mire a los ojos en la oscuridad y le pregunté si ella estaba segura de lo que hacíamos, que yo era una persona temerosa, de mala salud y poco dinero, ella me miro y dijo que no importaba.

Pasaron un par de años desde esa noche, ya no era vecino de Natalia, pero casi no había noche libre que no pasáramos juntos, no había actividad que no hiciéramos juntos, mis amigos eran sus amigos, todo era un nosotros, y mejor y más divertido no fue jamás.

También cursaba un semestre diferente en la universidad, a lo largo de esos cuatro años no había perdido contacto con esa mujer que un día saliendo del cine me pidió que le hiciera el amor y que yo ignoré, y un día la encontré en mi facultad, nos hablamos, charlamos un poco, nos veíamos en la escuela de vez en cuando, estudiaba en la misma facultad, y esconderse de alguien de tu misma escuela es tonto, sin ninguna intención, sólo esa vieja persona con la cual se compartió algo especial una vez, hace mucho tiempo. Aunque, siempre me había quedado un cariño idealizado sobre ella. Los años habían pasado y de nubes y arena construí un castillo muy grande. De repente, en esa pequeña frecuencia me convertí en lo que de cierto modo núnca dejé de ser, en su amigo, escuchaba el como la relación con su novio desde la prepa después de mí había sido desastroza y obsesiva al grado que se hacían daño, que había perdido un bebe, y yo la escuche. Entonces en esa frecuencia comenzo a buscarme queriendo repetir el otrora, eso entendía, eso veía, inclusive un par de veces escape de ella corriendo, yo tenía a Natalia y a pesar de esa duda, de ese pequeño capricho, no quería hacerle daño ni a una ni a otra, incluso la vez que se arrojó una noche en mis brazos después de recomfortarla, me le negué, le dije no. Hasta que un día, mientras comíamos pizza le conté de modo claro de que estaba Natalia, de que la quería, de que no podía estar con ella por más que la quisiera como sueño, deseo o amiga. No volví a saber más de ella excepto por uno o dos correos electrónicos que nos mandábamos al año para nuestros cumpleaños y año nuevo. Yo amaba a Natalia y no importaba nada más.

Entonces llegaron los finales del dos mil ocho, yo compartía mi vida en su plenitud con Natalia, pero como cada final de año, ella debía retirarse con su familia por las fechas, a unos dos mil kilómetros por cerca de un mes, yo tenía que quedarme en la ciudad por mi recién adquirido trabajo. Como desde hacía cada cinco años, nos despedimos sabiendo que al regresar nuestra relación sería mejor.

Llego enero y con él, Natalia regreso a mis brazos, como siempre, los primeros días de volver a vernos, de contarnos lo que había pasado y lo que hicimos llenó tarde enteras, pero ella regresó con algo gris, por la incertidumbre de hogar y relación con sus padres, así como su carrera, y claro, también con su nuevo amor, su mascota.

Primero perdió dedicación a su persona, después se dedicaba a su mascota, y comenzaron los pequeños reclamos de las cosas, que debía pedirme besos para que yo se los diera, que tenía ella que decir que me amaba para que le respondiera de forma similar, que ya no nos acercábamos en las noches, que si veía una película solo que ella quería ver o salía un día con algún amigo o alguna fiesta sin ella, porque era “nosotros” y parecía que cualquier cosa que no hiciéramos juntos era algo que debía ofenderla, Llego febrero y con eso un poco de cansancio de mi parte, recibí un mensaje de esa mujer de hace nueve años, si quería volver a verla, acepté.

La vi en un par de ocasiones y llego marzo, mi domicilio diferido nuevamente y finalmente era un lugar para mi solo, donde dormiría y tendría fiesta cada viernes, un lugar que ofrecerle a Natalia sin importar que pasara con sus padres o su situación, podía ofrecerle mi casa y unos brazos, me preocupaba su aptitud desde que regresara en enero, pero tal vez sólo era cosa de tiempo. Y la mujer de muchos ayeres me mandaba mensajes, y yo seguía soñando con ese capricho.

Fue abril y no me sentía cómodo con Natalia, había algo en ella que no cuadraba, y prefería ella llorárlo en los brazos de algún amigo mutuo en una fiesta, en vez de recurrir a mí, eso sólo significaba que yo era el problema, esa misma noche respondí con un mensaje igual de sugestivo uno de los mandados por la mujer que un día decidió robarme un beso.

Natalia llego a leer el mensaje que mande, lo hablamos, le juré que no era más que una inquietud, un capricho, eso y algunos escritos donde reflejaba los muros de ese castillo que construí de ilusiones y en el como tantos años con Natalia se había tornado en última instancia en algo no muy bueno. También fue el inicio de grandes celos, ella deseaba estar todo el tiempo conmigo, no que fuera algo malo, pero sí cuando miraba sobre mi hombro todo el tiempo para saber que o no hacía, a donde me dirigía con amigos, enojándose cada vez más por no cumplirle si me pedía (¿o exigía?) un número determinado de besos, por distanciarme de ella físicamente, por quien me escribía y quien no, mientras tanto, en un par de ocasiones me cité con esa muejor de dos meses que me engaño y yo, ilusionado de mí, decidí darle una copia de la llave de mi casa, porque en ella había encontrado nuevamente la charla que con Natalia jamás tuve, sobre una posibilidad e imaginarla, explotarla, no como con Natalia donde sólo era discutirla, la sentía una nueva y fresca amistad, que necesitaba urgentemente.

Creo fue hace dos meses, llegué con Natalia un día y aquí estaba ella, dormida en mi cama. Natalia salió corriendo hecha una furia, yo me quedé con mi amiga, en vez de ir a buscar a mi novia. A los 10 minutos regreso Natalia y me llamó mentiroso, que conmigo no quería hablar, que quería hablar con ella, con “La otra” según ella, que quería la verdad de los labios de ella. Me hice a un lado como lo pidió y salí de mi propia casa.

Regresé a los cuarenta minutos, quien se había quedado fue mi amiga, diciendo que estaba preocupada por mí, de Natalia esperaba poder hablar con ella un día pronto para explicarle, para decirle. A la mañana siguiente encontré la llave que tenía Natalia de mi casa en el comedor. Mala señal.

A los pocos días, un mensaje de Natalia me llega sobre que quiere hablar, así como unos discos y la copia de las llaves de su casa, abandoné las llaves de su casa en la canasta de una mesa en mi casa, parecía que ya no necesitaba cargarlas y sería un buen lugar para no olvidarlas ni cargar con ese peso en el llavero. Nos vimos, le entregué los discos, las llaves las había olvidado, de modo inconsciente, pero sabiendo de cierta forma que las dejé en aquella canasta esperando olvidarlas. Estaba dispuesto a hablar, pero ella me dio unos trastes, una chamarra y el florero que le había regalado mi madre y me dijo “Creo que esté es el adiós” y que le pediría a una amiga para que le hiciera la entrega de llaves a ella. No sabía que decir, aún menos que esperar, sólo le dije que sería necesario vernos nuevamente para que ella me regresara otras cosas, seguía molesto, cansado de la Natalia celosa que me había gritado mentiroso, de mi error ¿Qué esperaba si un día mi novia llega y ve a una mujer dormida en mi cama? Simplemente le dije adiós.

Pasaron unos días, mi amiga, Giselle fue mi consuelo, con ella salía, hablaba y me reconfortaba, me imaginaba tal vez que si lo de Natalia podía quedar atrás, tal vez podría ser un buen momento para reorganizar una nueva vida.

Hace veinte días que no veía a Giselle, me mandaba mensajes y nada más. Hoy me escribió para decirme adiós para siempre, aseverando que es una mujer terrible y exigente, que no toleraría ser plato de segunda mesa.

¿En serio creí que en la mujer con la cual sólo estuve dos meses y luego me engaño hace nueve años podría encontrar un renovado y buen amor? ¿Qué después del amor que me dio Natalia por más de cinco años y su amistad podría suplantarla en una amistad de a ratos, qué encontraría algo mejor, más puro?

Con ese mensaje hoy me dí cuenta, no sólo llevó varios días que dejé ir a un amor que se estaba tornando frío, sino que dejé que mi mejor amiga se alejara, lo cual es muy diferente y siempre valoré mejor que su cariño, de Natalia, y que ahora ya no tengo nada, la disque amiga se ha ido, mis amigos están lejos, y dejé que mi vida por seis años escapara con el corazón roto y una mentira en los oídos, sin hacer nada, sin tratar de evitarlo ¿Tan furioso y tonto soy?

Me quejaba de no poder llorar, de no poder soltarme a plenitud, hoy lo hice, pensando ésto, que Natalia ya no está, que el amor de mi vida, mi pareja, mi mejor amiga, la mujer a la que lo prometí mi todo, mi vida, ya no quiere saber nada de mí. Y la otra que se llamaba mi amiga, la que me engaño a los dos meses cuando fuimos novios hace tanto, era eso, otra mentira, y nada más, no lo supe discernir.

Son las seis de la mañana, el himno nacional suena por mi radio, no he dormido, primero sumergido en lágrimas, luego escribiendo este texto para entender lo que hice, lo que pasó. Y ahora lo veo, intentaré dormir, y despertando encaminare mis pasos a casa de Natalia, a regresar sus llaves y a preguntarle si existe la posibilidad de que quiera hablar conmigo, escuchar como la extraño, de como la necesito, y de que si llegará a encontrar perdón y olvido en su corazón para aceptarme en sus brazos. Si responde “NO”, entonces realmente no tendré nada, y por lo mismo nada que perder. Si responde que “SÍ”, entonces habrá vida para rato.

Nunca le pregunté a Giselle que le dijo aquella noche hace como dos meses a Natalia, no me importa, no voy a detenerme ésta vez, no voy a dejar que alguien tan importante para mí caiga en un olvido, no dejaré que se la lleven de mí. No sin preguntarlo de frente.

Así fue como mi construcción en el cielo se derrumbo con todo el infierno encima, por un capricho.


Y AHORA...

3 jul. 2009

Es como aquella vez que abusaron sexualmente de Spider-man


No se pregunten como llegue al link, pero "Comics with troubles" es una página que nos trae comics viejos que parecen querían dar una lección moral, o ayuda a los niños a entender ciertas cosas como el racismo, la drogadicción y el abuso sexual, justo como le pasó a Spider-man esa vez, lo bueno es que le contó a quien más confianza le tenía.

Ya decía yo que siempre se había visto algo acomplejado y aún más sus fieles seguidores.

HE AQUÍ EL LINK AL ABUSO DE SPIDEY


Realmente tienen muchas cosas curiosas, como esta de Peanuts donde nos dice que lo más seguro es ser pirata:

Extrañando a Natalia


"ESA ÚLTIMA VEZ QUE SALIMOS"


Y me la he pasado todo el día pensando en Natalia, desde el momento que desperté (como a las 13 horas) y hasta el momento, me pasé un par de horas pensando en un playlist para ella, ya saben que muchas veces una canción lo dice mejor, y si son como diez, entonces ha de ser como diez veces mejor.

La cosa es que sigo pensando en ella, y el simplemente hacer de mi situación presente un consciente es muy doloroso y acto que me encierra inmediatamente en unas pocas lágrimas, y sí, sigo extrañando el llanto a todo pulmón y el sueño que provoca su ejercicio. Y veo fotos, y quiero hacer algo con ellas, varías fotos conmigo, unas tan viejas como cuando apenas iniciabamos nuestra relación, y tomo hojas de papel y quiero recrear algo con ellas, algo que me recuerde a Natalia más, que me haga tenerla en mis manos e imaginario otra vez, sin embargo, en esta inmediata tristeza, me doy cuenta que nuestra relación estaba mal, ya no la pasabamos bien juntos del todo, o ella o yo nos aburriamos, realmente no teníamos ya la iniciativa de decir “¿Qué importa?” y haciamos algo, ella no estaba haciendo nada de ella, sólo pasaba los días encerrada y desganada de un modo u otro, con ideas, muchas ideas, pero ningún hacer, yo me había convertido en una persona cansada de cierto modo de no tener un espacio con ella, sentía que mi privacidad era mayor cuando vivía con ella, y realmente resentía una especie de acoso y mucho recelo de su parte de lo que hacía, con quien salía, quien me hablaba. Tal vez de modo sincero y en charla hubiera sido comprensible, pero sólo era esa mirada, sólo esos golpes en el pecho que me daba como “ya verás, ya verás”. La verdad ya estaba mal; Yo no me sentía atraído a ella, a veces molesto, sobre todo por el que no sentía que hiciera ella nada por sí misma, que sólo se distraía y dejaba pasar los días (Aunque creo que en este momento estoy haciendo lo mismo). No todo era malo, seguía siendo una bendición el pasar tiempo con ella, el saber que sino tenía nada que hacer ella querría estar conmigo y yo con ella, acompañandonos viendo episodios de Monthy Pyton, tal vez no hablando y cada quien en su computadora, pero juntos, eso era lo importante, lo bonito, juntos.

Pero el hecho de buscar yo a una otrora compañera sentimental para platicar lo que ya no podía compartir con Natalia, sus celos, mi estupidez, todo llevo a que no sólo rompieramos, sino a que ella ya no quisiera saber de mí.

No sé cuanto hace de eso, tal vez 2 meses me parece, no sé si más o menos, y desde hace unas semanas, me doy cuenta que duermo hasta bien entradas las 3 de la mañana o más en la madrugada, que mis sueño es malo e intranquilo, que me oculto en mis apestosas cobijas con miedo y desganado la mayor parte del tiempo que permanezco en mi casa, y ahora me doy cuenta no por haber perdido a Natalia mi novia, sino que perdí a Natalia mi amiga, mi mejor amiga, con la que compartí los últimos 6 años en risas y llantos, por la cual nunca necesite a nadie más, nunca me intereso entablar una amistad con alguien en la facultad, ni en ningún otro lado, tenía ya a los amigos que necesitaba de por vida, y la más importante, Natalia.

Y ahora, muchos de mis grandes amigos están lejos, en el ajusco o en california, no importa, lejos, y parece que después de eso, sólo me queda un gran buen amigo a la mano, con quien pasar una noche en la semana, y ya.

Ya no tengo ganas, ya no tengo proyectos, quien los escuche como ella, con quien compartir como con ella.

Perdí a Natalia mi mejor y más cercana amiga, el Orthos de mi Porthos, mi Huck de mi Tom, mi Curly de mi Moe.

Y ahora la vida es confusa, me han remarcado el hecho de que hay mucha gente que me quiere, y los aprecio y los quiero, a todas esas personas, pero como ella, como Natalia mi amiga, ya no hay nadie, y la vida es terrible por eso.

Saben, a mucha gente le molesta que escriba estas cosas, a Natalia le molestaban como cosas referentes a ella, a mis inquietudes que no le supe compartir como pareja, a Giselle, esa compañera de charlas sobre las bellezas del mundo le molestan el que tenga un vínculo grande con el escribir de forma compartida, que no soy único para su persona y tiempo cuando está cerca, otras personas me dicen que se asustan por mis narraciones de ficciones referenciadas ¿Saben qué? No me importa.

Seguire escribiendo todo lo que llegan a leer ustedes, mis cuatro lectores, aunque no lo entiendan a veces, aunque les aburra, yo necesito escribir como si alguien más lo fuera a leer.

Necesito a Natalia mi amiga, eso ya no podrá ser al parecer.

Necesito alguien a quien querer libres del mundo y sus banalidades, para sólo pasarla bien, para enloquecer juntos, para hartarnos y maravillarnos en charlas sobre las hojas de los camellones y las sutilezas del sabor a “Pandita rojo”. Y ya no tengo a nadie, nadie realmente cerca para sentirme feliz realmente.

Te extraño mi amiga, si en tu corazón puedes encontrar una razón para perdonar, yo podré encontrar una razón para vivir.

Pero no podrá ser ni tantito lo mismo, lo sé, y es como para mandar al diablo la vida, pero nací siendo hijo de un cobarde, y así me voy a quedar.

Y es así que anuncio mi disponibilidad temporal, sentimental y de tristeza, toda y completa para compartir, a quien se deje.

Los videos musicales de Vicente Frenández


NO LE CHILLE, UN MACHO DEBE TENER DOS COSAS EN LA VIDA: UNA MULA Y UNA VIEJA, QUE LA MULA NO SEA MUY VIEJA, NI LA VIEJA MUY MULA, Y AMONOS.

Y no, no es broma, hablaremos de los videos de Vicente Fernandez, así que recopilemos unos hechos básicos; El gran Chente de la gente tiene más de cuarenta años de historia en el medio del sombrerazo y el palenque, ha participado en más de 25 películas con él como protagonista principal, y es de los pocos elegidos en la radio nacional mexicana que tienen su propia hora en las transmisiones estereofonicas de la frecuencia modulada total y absolutamente dedicada a ellos junto con Luis Miguel y los Beatles, cosa que ya es decir.

Más de doscientas canciones en las que funge como autor y más de 74 videos musicales bajo su propia dirección, cosa que nadie más ha hecho, ni los historiales juntos de Michel Gondry, Chris Cunninham y Spike Jonze logran, lo que nos lleva a del donde consigue chente tópicos para estos videos, y es algo muy sencillo, todos son los mismos. Cada uno de los videos muestra a Chente en una hacienda, cantina o algo relacionado con ellas, ya sea sólo o a caballo cantando con bigote y a toda voz sobre el alcohol o las mujeres, a lo largo de la canción en algún momento aparece una mujer hermosa, con grandes y oscuras sombras en sus ojos y labios rojos mirando a la cámara con aquella famosa mirada que encontraría concepto desde el cuento “La Muchacha” de Fritz Leiber y que luego se haría famosa en los sex symbols a partir de Sophia Lauren, Marilyn Monroe o las película Barbarella, donde la mirada y las piernas son puro deseo, pero algo más que el mensaje de sexo. Pasa la mirada y encontramos a Vicente cavilando en su hacienda-caballo-cantina sobre esa mujer, se repiten las escenas, finaliza con un crescendo de voz continúo de vicente riendo o llorando, sin excepción alguna.

He ahí la magia de su obra, como autor, cantante, director, productor, que con una única fórmula se mantiene como un monstruo de la música, tal vez no tan querido e identificado como otras figuras del ranchero, pero su papel es indudable como el máximo exponente del que tenga memoria en el medio musical, escritor, cantante, director, productor y músico, una sola idea referida hasta el infinito que jamás deja de ser impactante.

Por eso Vicente es grande y un claro mensaje de que con un sólo concepto, se puede crear una carrera y una vida. La más sencilla herramienta literaria creando una oda heroica de proporciones míticas para su medio, la inspiración de poder conquistarlo todo con dos palabras; bebida, mujer.

Eso es genialidad inspiradora de verdad.

LINK AL CANAL DE CHENTE Y SU GENTE EN YOUTUBE, POR SINO ME CREEN

-Sobre criterios para un libro


Desde hace mucho no compro un libro sin iformarme, o sin tener una ligera idea o del autor, o de la temática, por que al menos en mis tiempo como lector asiduo, siempre ha habido alguien que me indique aunque sea con una vela en media de la niebla de la noche, el como es el camino, y no creo que sea malo el caminar a veces un poco a ciegas, pero la experiencia y suerte que he llegado a tener en esos ejercicios, nunca ha sido buena, así, que el Nicap, al menos cree saber siempre sobre lo que está leyendo o sobre lo que va a leer.

Mi criterio primario para la elección de un libro es la temática junto con su año de creación (por que si quiero leer un libro de divulgación científica y fue escrito en 1964, debo de saber a que atenerme y bajo que perspectiva temporal leerlo), después en caso de que se pueda el autor (por que ha llegado el momento en mi vida en el que ya puedo discernir entre los estilos y tipos de muchos autores), y finalmente, su olor, ya que sabes cuando un libro encierra sabiduría y aventura a granel, cuando huele de cierto modo, sabes cuando es un libro melancólico por su olor a lágrimas. Cuando encuentro las tres cosas de modo favorable en un libro, sé que será una experiencia que cambiará un poco mi mundo.

¿Cómo escoges tú un libro en una librería?

-Del "Hombre Demolido" de Alfred Bester


...Nosotros no necesitamos leyes. Peleamos a cara descubierta. Sólo los cobardes, los débiles y los malos perdedores se amparan en las reglas y el juego limpio.

-¿Y el honor y la ética?-

-Poseemos el sentimiento del honor, pero es algo propio..., no esas presuntas leyes dictadas por un hombrecito asustado para el resto de los hombrecitos parecidos a él. Un hombre tiene su propio honor y su propia ética, y mientras no se aparte de ellos, ¿Quién puede acusarlo? Quiza no le guste la ética de ese hombre, pero no tiene derecho a llamarlo inmoral-.