31 oct. 2009

Postal al Tecnosimio Omega


David Lynch Inland Empire, originalmente cargada por Roder ictus.

Veo dos torres a los pies de un lago verde. Pretendo visitar el concreto transformado en arte pretencioso de las críticas sociales y la desfunción arquitéctonica, versos en fránces a tres cuartos hacen temblar los huesillos de mis oídos. Como es mal hábito de mi persona, me encuentro sin compañía en el centro del bosque, contando mis escasas bendiciones. Ya me conoces, curioso de lo grande, felíz de lo pequeño.

Enúmero con dedos mal manicurados los obsequios de hoy y su paisaje otoñal, y es en mi pluma donde encuentro que de ahora en adelante existe una carencia, la de tu siempre amable compañía. Lo más facíl es remontarse a los once años que tenemos de conocernos, de los otroras en járdines junto a otras personalidades y las risas, paseos y charlas al ocaso. De los encuentros en tu casa donde la misma actividad se disfrazaba de esnobismo y piedrería ante los crisoles del arte de tu padre. La mascára se fue convirtiendo en rostro para posterior sólo ser acción de teatro eterno en cada conjunción al pillarnos unas botellas siempre en la misma locación. Aún así, al final de jornadas sobre el ridículo y vestirlo de seda nos llamamos amigos, porque compartimos desde hace tanto, porque nos sabiamos cercanos incluso en el hincapíe de otros carácteres más sátelites de cada uno, para ti Michelle, para mi otros nombres. El resultado, que te has marchado cruzando fronteras con un cúmulo de libros y tu bicicleta, mudando tu miseria a otro lado, dejándonos a nosotros aquí con los fantasmas y apariciones de esos momentos.

Jamás nos conocimos sino era a partir de los otros, núnca lloramos las vergüenzas de nuestros actos en el hombro de cada quien, no nos cargamos ni arrastramos fuera de alguna borrachera o pelea, ni brindamos a favor de nombres conjugados por tierra y suspiros de mausoleo. Sin embargo ahí estabamos, leyendonos mutuamente, barajeando y repartiendo las mismas opiniones, jugando fichas que al final abandonamos a los demás que yacían en nuestra mesa. Esa fue la forma de llegar el uno al otro. Descubriamos que la inquietud material se rezagaba a cualquier intéres verdadero, que el fin de los tiempos te convierte en optimista, que la figura edípica de cariño la ves como una araña de belleza suprema y existencia sublime antagonica a nosotros los tecnosimios, sobre el absurdo como universal intrínseco y la diafana fe de un sitio lejos de lo que somos cada uno como el paraíso. En cada ocasión nos contabamos las membranas de esos núcleos, nos alegrabamos de ver conspicuos los síntomas de la misma enfermedad cubriendo nuestro semblante, un acto del drama a la vez, algunas carcajadas en los interludios del telón, fue tan bueno como amorales y egoístas que somos podemos decirlo.

Finalmente robé cerveza light, queso y mermelada de tu alacena en el mejor acto de amistad que pude darte, me despedí con un deseo de tristeza más llevadera y sexo oral constante por alguna en forma jovenzuela del desierto. Ahora eres tú en otro paisaje, te llevaste como último equipaje ese peso y dejaste muy poco, espero nada importante como la mirada cariñosa de una mujer. Aquí me quedo yo con mi pobreza sentimental carácteristica que siempre quiero elevar en colores y palabras, al fin dedicadas a ti mi amigo. En mi carta no comparto nada sino fonemas bonitos para los terceros y el decir eso; Eres mi amigo, porque eres pateticamente triste, ridículo y obsenamente indiferente, te conozco al ser así y bien es reciproco.

Nuestro cuerpo se oxida y es en la muerte cuando aún más insignificantes seremos que la suma de nuestras obras, que sea esa fascinación mutua lo que selle ésto que conllevamos, que las madrugadas de vista al cielo y rencor en los puños nos encuentren acompañados al lado del olor a orquideas en la cabellera de una amante que jamás realmente llegaremos a querer.

Has otra cosa en otro lado, sigue intentando el escapar de tu sombra, te seguire viendo en tus escritos.

No regreses, ya no hay nada para tí, lo sé bien, como cuidador del cementerio.

Con más eterna condescendencia que cariño, tu amigo, el de los pies de barro, el de la cabeza de oro.






(Nada mal para no tener corrector ortográfico según yo)




LINK AL BLOG DEL TECNOSIMIO OMEGA

28 oct. 2009

Atardecer en el Suelo (Flickr Update)


Atardecer en el Suelo, originalmente cargada por nicaprio.

Esperando a mi última gran amiga, antes de ir a las ofrendas de muertos. De toda la noche, la única foto decente.

Sigo encontrando un vestigio de los sitios hermosos en el paralelo universal, que es un charco de agua.

Si le dan click, los lleva a mi colección de fotos en Flickr

Bosque en el suelo (Flickr Update)


Bosque en el suelo, originalmente cargada por nicaprio.

He andado paseando mucho con el tiempo libre que me cargo, buscando un bosquejo de belleza para no darme cuenta de lo horrible que soy, y es así que con la cabeza gacha, a veces puedo tener un atizbo del cielo. Nunca me puedo quedar con él, pero bien atrapo su recuerdo, y aquí está para ustedes.

Como siempre, si le dan click a la foto, los lleva a mi colección en FLICKR

25 oct. 2009

Changos Flickr Update


Changos, originalmente cargada por nicaprio.

Paseando por el bosque


A carencia de otra cosa, nueva foto adicionada gracias a photoshop online.

Le dan click y los lleva a mi colección de fotos en Flickr

Otro Beso


En la noche volvías a mí.

Fue el encuentro en una plaza, una escuela o en un museo, tal vez esas imagenes se combinaban y eran los tres, no tienen porque ser diferentes. Ambos llenos de miedo, yo avergozado por el estar frente a tí.

Entonces me consediste perdón, sin pedirlo, tus ojos mandando mensajes con la mirada.

Chocamos y entrelazamos rostros, manos, todo lo que pudimos en la prescencia del sol. Huimos buscando un lugar para nosotros, para la disculpa completa, todo ocupado, ningún sitio para enseñarte cuanto te extrañaba, cuanto te necesitaba. Cargandote en mis brazos, cazando un sitio, sin perder tiempo para besarte, comerte, devorarte pensando que así no te irías.

Pero no existio tal lugar, sigues en tu casa, yo sigo en otro lugar, acompañado de mi mejor amigo, pero sin tí, sin tus labios más que como el vapor del rocio sobre una hoja al atardecer.

La sensación de querer verte me invade otra vez y es en mis labios y boca pastosos que reseco tu sueño otra vez con sal.

¿Quisieras verme otra vez?

22 oct. 2009

He andado soñando nuevamente



Vangelis - Memories Of Green
Found at skreemr.com


Veo mis pies, se ven pequeños, lejanos, son muy insignificantes.

Me subo a una banca, veo a las personas, tan pequeñas, yo mirando hacía abajo.

Cuando me encuentro con alguien realmente más alto (mido 1.85) me fascino, si es mujer mucho más.

Estoy sobre un edificio, las personas y sus problemas son hormigas, los míos se encuentran a nivel del cielo.

Viajo por avión, ya no hay personas, sólo pequeños tapetes de verdes, platas y azules, la gente ya no es nada.

Desde más lejos, la tierra es sólo una gran esfera turquesa marmoleada en blanco.

Me encuentro más lejos, un pequeño punto de luz azul en el terciopelo negro infinito, una cabeza de alfiler es el mundo y sus asuntos.

Estoy en un lugar aún más lejano, ahora sé que una mota de la nube de polvo en esa orilla lejana del cosmos contiene el amor de todos.

Y es así que durante todo el viaje, desde que mis pies son insignificantes, desde tan lejos, aún siendo de mí, la sensación, la duda de ¿Qué seré yo para los demás? me persigue.

Si mis propios pies son diminutos ¿Qué soy yo para todos, para todo ese mundo de miles de millones que es una partícula pérdida en la luz?

20 oct. 2009

Qui est Gigi? Idea Músical Mayor o Igual a 10



EN LA FOTO, GIGI GASTON


Buscando mirada de promesas, piernas largas y comprensión encontré a Gigi (a demás se llama Gigi)

No encontré la canción así solita para ponerla y que la descarguen, tampoco la letra, pero sí el video dirigido por Jean Luc Godard y el link para que descarguen la canción.

Duele, pero es bonito




Je suis Perdue - Gigi Gaston

16 oct. 2009

16 de Octubre mi cumpleaños


Hoy es mi cumpleaños, tengo una extraña certeza de que no habrá otro.

Dejese saber de ustedes, por favor.

y ahora, una canción de cumpleaños.


Dethklok - Birthday Dethday
Found at skreemr.com


Many years ago today something grew
inside of your mother...
That thing was you

YOU

YOU YOU YOU YOU

Did she scream did she cry
Only those that are born are the ones that
Get to die

One more year closer to dying
Rotting organs ripping grinding
Biological discordance
Birthday equals self abhorrence

Years keep passing aging always
Mutate into vapid slugs
Doctor gives a new perscription
Bullet in a fucking gun

One more year closer to dying
Plastic surgeons fuel the lying
You forget why you came in here
Your mind rots with every New Year

RSVP PLEASE
For the DETH of thee
You have little time
And you're running out of life

Happy Birthday
You're gonna die

Now you're old and full of hatred
Take a pill to masturbatred
Children point to you and scream
Because they will become that thing

One more year of further suffering
There's no point of fucking bluffing
Open up your DETHDAY present
It's a box of fucking nothing

RSVP PLEASE
For the DETH of thee
You have little time
And you're running out of life

DIE DIE
DETHDAY
BIRTHDAY
DETHDAY
DIE DIE
DETHDAY
BIRTHDAY
DETHDAY

RSVP PLEASE
For the DETH of thee
You have little time
And you're running out of life

Happy Birthday
You're gonna die

Ahora que fue tu cumpleaños

Creo han de ser como las dos de la mañana, y ahora me pasa que no puedo dormir otra vez por pensar en ti, y era necesario que me levantara y escribirte aún si esto no llega jamás para que lo leas.

Hace un rato pude enterarme que el viernes, el día de mi cumpleaños vas a ir al "Soul" a celebrar el tuyo. Yo tengo un par de recuerdos de ese lugar, de antes de conocerte, de antes de que prohibieran fumar en lugares cerrados. Unas escasas imagenes de malcuidados sofas rojos, una pauperríma mesa de billar con tacos que mas bien parecían ramas de un árbol y la voz de mi amigo Jesús diciendo "Ya estás pedo güey" vienen a mi mente.

Fue así que me dí cuenta que ya no vamos a pasar estas fechas juntos.

Como aquella vez que cumplí veintiuno, que los había citado a todos ustedes, mis receintes amigos a un restaurantillo. Pasaron un par de horas hasta que tú llegaste, la única que llegó, la que menos conocía. Después fuimos al cine ¿Te acuerdas tú? a ver una película de niños en tercera dimensión donde el villano era Sylvester Stallone. Para después regresar andando a tu casa, felices de ser amigos y nada más. Esa misma ocasión que tiempo después confesamos fue la primera que sentimos cierta atracción el uno del otro, que lo dejamos pasar órque era maravilloso como amistad.

Es entonces que esa otra noche, acostados en la sala de tu departamento, una lluvia había privado de luz a la colonia, pocos días antes a mi habitación entraste llorando por tu hermana, por tu madre, por lo que era tu vida, la primera noche en la que dormimos cerca, haciendo de nuestra respiración al unísono nuestro arrullo, pero era la noche de lluvia y estabamos en ese cuarto naranja sin amueblar, en una alfombra clararesguardada por dos chistes cuadriculados que tal vez en los setenta fueran sillones. Cubiertos nosostros dos por esos edredones, el vino y el otro negro, nos besamos, aún en duermevela, con miedo, con pausas cortas, temblando. Besos sin experiencia, besos aterrados, besos de miedo por andar cambaindo al mejor amigo por otra cosa cálida y perecedera. A hoy día creo que fuiste tú la que dio el paso, pero no puedo decir si fue así o simplemente algo que consumamos juntos.

Despu´s de unos besos nos levantamos del suelo, arrodillados, temblando como si todo el calor que nos cruzaba fuera el frío completo de la tormenta, abrazados, iguales a niños que sólo se tienen el uno al otro bajo la lluvia. Con los ojos abiertos, sin ver nada nos preguntamos si haciamos lo correcto, si duraría, se seriamos amigos antes de cualquier otra cosa. El pacto lo sellamos con labios y dormimos sabiendo que en el mundo ya no estabamos solos.

Me acordé de eso acostado en la oscuridad, con el único ruido de mis giros inquietos bajo el cobertor y del hecho que ya no tengo tu cabello compartiendo mi almohada, así el sueño se escapo y djo un últimoeco de las sensaciones cuando dormía contigo; Del peso de tu cabeza en mi hombro, el de tu pierna sobre mi abdomen y de como en muchas mañanas me queje de dolor en la espalda y lo atribuía a tus piernotas. Del como me revolvías tu cabello mojado en la cara, de tus pies pequeños y helados, de tu suéter grueso y azul que usabas como piyama y de el como tu cuerpo se sentía tan suave y tibio cuando lo usabas, cuando te abrazaba bajo él.

Y esbozo cierta alegría al escribirlo, y mancho un poco mi cuaderno con unas lágrimas de que no volvera a ser. Entonces viene a mí el como sonreías cuando eras féliz y andabas divertida sin darte cuenta. El como llegaba a tu casa y si estabas despierta decías "HOla amor2, me abrazabas y no me dejabas ir, si estabas dormida llegaba a tu cama, me besabas los labios y tampoco me dejabas ir.

Del como nos invitabamos mutuamente a bañarnos juntos. Núnca lo hicimos, siempre tan avergonzados de nuestros cuerpos que nos devorabamos a oscuras.

Trato de acordarme de más, hace una hora moqueando mi cama tenía mil recuerdos que describir, parráfos, cosechas enteras de enunciados sobre la maravilla que era estar a tu lado, de las risas, de las burlas, de los ruidos y el millón de promesas que no cumplimos.

Del como me abrazabas.

De tus manos pequeñas recorriendo mi pecho.

Del como sonaba cuando separabamos nuestras bocas.

De como no pasabamos frío.

Con un reclamo llegan las finales ocasiones que te ví:

Del como saliste corriendo, de tu índice gritando, golpeando y socavando justo sobre mi corazón.

Del último abraz que me diste, para reconciliarme, sin amor, sólo condescendencia para ese estúpido mentiroso. De tus palabras "ya no me mientas, ya no somos nada". Como pesaron, como aú duelen, el cierre y epitáfio de quienes fuimos.

Del último corro que me dedicaste "Yo te ame sin pedir nada a cambio".

Me vuelvo a derrumbar en llanto, me da un ataque de tos y sigo escribiendo. Porque ya no te tengo y no quieres verme, porque no estuve en tu cumpleaños, porque no vas a estar en el mío, por lo difícil que es darse cuenta que es dormir solo desde hace más de cinco meses, del hecho que no te había llorado, no como ahora.

Quiero que estés junto a mí. Que vuelvas a abrazarme todas las noches, que me fastidies cariñosamente con tu tacto frío, y besar tu cuello, enredarme en tu cabello y pasarlo detrás de tu oído, el volver a trenzar tu cabello.

El sentirte.

Como aquella noche de tormenta en Marzo; Temblando, tibio, sabiendo que no volvería a estar solo.



Sin nadie ahora te dedico otra noche de llanto, sobr este cuaderno y esta pequeña luz de un único LED.

Creo que sigo vivo porque es más fácil llorar que matarse, sigo despierto porque es más fácil llorar que pensarte acostado, es más fácil llorar que salir a buscarte, que el admitir que aún así te diera lo que soy, entero y sin mentiras, tú no lo querrías.

Se feliz, no podría tolerar el que fueras tan triste, como yo sin tí.

Tú se feliz, porque si quieres, aquí estoy.

14 de Octubre, en algún momento por la noche.

12 oct. 2009

Paseo del Pedregal


Caminando nada más, se obligaba a pasear por los muros negros y las casas de arquítecto, para pasar por su casa, para mirar ls rejas empolvadas y escuchar el ládrido de los perros. Con la cabeza girando buscaba la calle de "Cascada" y el mate terroso del viejo Renault.

Cruzaba por "Agua" cuando apareciendo por la empinada encontro en dirección contraria a la defensa plástica portadora de las iniciales en las placas V, E, S. Las tres letras habían hecho incápie en su memoria, demasiados autos iguales, tantos sedanes oscuros que se sentían como pasos en la casa al cruzar el pavimento, en cada semáforo, en todos los estacionamientos.

Asustado y con vuelcos en el diafrágma, baja la cabeza avergonzado. El dintel de sus ojos alcanzan a capturar la figura amarilla en sol y de rosa la flor que cuelga en el retrovisor. El motor desacelera, su dirección se curva ligeramente a la banqueta, no hay freno, una camioneta gris se interpone en el bandazo último para que se encontraran, sigue su camino.

Comienza a acelerar el paso por el semi vertical paseo y sus camellones adornados con guirnaldas y otras flores helíotropas. Con garganta seca concentra su mente en el andar, en olvidar cualquier vestigio de la mujer que conduce ese Renault redondeado que apesta a caricias y besos, del insoportable olor de unos hombros que sostienen la primavera. Agradece que el reflejo del sol y su escolta de nubes cargadas con agua evitaran verla.

Llega a "Cascada" aún con el miedo de que el auto regresara sólo dedica un minúsculo vistazo, para decirse que pasó por ahí, que recorrio nuevamente la locación en la cual tantos años antes se había presentado en un octubre como ese para abrazarla en motivos de amor pérdido y del cumpleaños de ella, la vez que con el rostro en su pelo decidió poseer ese aroma para él, por siempre.

Sigue, contínua, avanza, por el rabillo cuida que el deseo formulado en voz baja por su mente no se cumpla, que no vaya a él. Cruza "Rocas" queriendo aparecer una esquina, correr por ahí, salir del paso principal. Llega a "Farallón", sale al fin del camino aún cobarde del escuchar ronroneos de una máquina tras sus pasos.

Sigue, llega a "Fuego", calle paralela por la cual puede realizar su regreso, la respiración se le tranquiliza, se detiene a ver una casa y los járdines de un hogar creado por el arquitecto Koti, en contra esquina, arreglados por otro artista sobre el negro de la piedra volcánica los indicadores de las calles cambiaron, de "Rocas" y "Fuego", ahora se lee: "Bocas, Ruego".

Ella se ha ido. Tan cerca del hogar de ella, pero ya salvado de la penitencia de su gracia revisa su telefóno, con un mensaje que sabe de ella ahí:

"¿Caminas nada más?
Lamento no poder
regresar por ti que
te vi. Cuidate
Quetzal"


Sabía que de en cada tiempo paseaba por ahí rogando ver a su ventana sin ser descubierto, negandose el querer verla y sólo espiarla con cariño mientras sale o cruza con destino diferente al suyo, de llenarse con pavor si se encontraban. Eso se le había hecho costumbre, hacerse eso era su costumbre.

Paseaba y nada más, llegando a la facultad donde sabía hacía lo mismo para tal vez un día encontrarla como sucedía algunas veces.

Se sento en los járdines soñando se apareciera para poder leerle estas palabras que escribe:

"Me cuidaré, me cuidaré de mi mismo Karen"




Disculpen la ortografía, todo se plasma como es, sin correción ni nada. El diseño en rojos es de los chavos de TROPICAL TOXIC, buenas cosas ahí

11 oct. 2009

Nos vemos un día de estos


, originalmente cargada por 9 0 0 0.



Que sea de su conocimiento que mi computadora debido a pormenores del hardware eléctrico interno a dejado de servir, mi disco duro con fotos, música y escritos, toda esa apreciada colección de momentos yace ahí. Pero me es inaccesible, así como mis herramientas de las cuales destacan mis marcadores, el photoshop y las carpetas de fotos con el nombre: "Natalia", "Gis" e "Indira".

Por lo mismo me veo obligado a no tener la comodidad del teclado que use por seis años, ni el sonido de los ventiladores a toda velocidad, el constante sobrecalentamiento, y el mouse que no servía.

Ya no podré escribirles díario, mi pulso me da demasiado tiempo entre lo que pienso, siento, como para escribir las cosas con pluma y luego transcribirlas.

No nos veremos por una temporada, no les comentare tan constante como creo lo hacía.

Mi cumpleaños veintiseis es el viernes dieciseis de octubre, y realmente estoy pensando en que mi lápida contenga sólo una diferencia de año, pero no de fecha; Sería lindo que llamarán el viernes para saludar, o para enterarse de los detalles del funeral.

0445520898193

Nos vemos luego, ahora tengo que enfrentar a los fantasmas y deseos, sin mentirme que los comparto de alguna forma con ustedes.


, originalmente cargada por 9 0 0 0.

7 oct. 2009

Caminando con Ballard


Siendo así que de sus pasos, pone futuro en vistas a los jardines de esa preparatoria, toma asiento en una banca azulada decorada de forma artesanal con las leyendas de amor y odio que los adolescentes se escriben.

De los horizontes siendo las diez de la mañana llegan por la atracción de los juegos y sus bases suaves personas jóvenes, niños que aún no se rasuran intimidando y tocando mujeres jóvenes ya de escotes y tacones cuando aún parece que tienen por perder dientes de leche.

"El deseo proviene del elemento biológico" Pero de ser así, ¿Por qué lo atraían los tacones altos negros, y las botas largas en colores blancos salpicados de verdes? "Son fijaciones primarias; Los tacones recuerdan los antiguos miembros posteriores prensiles, los colores dan idea de un sistema inmune fuerte al convivir con ellos a mayor felicidad, ambas son atracciones prehistóricas de supervivencia y el tomar sexualmente a un ser que puede sostenerse de las ramas con sus pies". El preguntar a Ballard sobre el deseo de ser joven y poseer a jóvenes, no llevaría más allá de la construcción de necesidades mecánicas subconscientes en la carrera evolutiva para la supervivencia de los genes. La moralidad había desaparecido como un limitante de los condenados a desaparecer sin éxito reproductivo.

Las once llegaron después de ver pasear decenas de veces playeras ajustadas, pantalones stretch y cortes de cabellos de moda, uno a uno, en grupos, cargándose de risas se dirigían nuevamente a sus aulas, los juegos y los manchones de humedad se convirtieron en el paisaje nuevamente, la marea baja humana en el delta metropolitano, no más vida hasta el crepúsculo.

De posterior forma sus pasos lo empujaron a una plaza de la ciudad, las horas bajo el sol y la falta de líquidos se resentían en punciones de la cabeza y calambres en los pies dentro de unos zapatos ligeramente apretados. Los deslices mentales sobre la ligeresa de ropa de las mujeres circundantes ya sólo era el briago espectro de una búsqueda más profunda, la revelación de la compañía única de Ballard por lo que se llevaba de la semana.

Dos horas más con Ballard bajo la refulgencia otoñal secaron la existencia de la realidad como un consebible sensorial asociado al tiempo, abandonando sólo la presencia intuitiva de la ontología de las cosas; El dolor ontológico, por ser el único estado intrínseco a la verdad de las cosas, la sed como única pauta de cualquier acción incluso si se le deseara crear un imaginario moral. El reduccionismo a un objeto de la contemplación a priori del ser propio.

A lo lejos de esas cavilaciones, detrás del humo del cigarro, a no más de algunos metros la mujer que había muerto en su cama por la dirofilariasis (causada por el nemátodo Dirofilaria repens un parásito cardíaco) se retiraba con su tan particular movimiento de caderas. Dejando a un lado la redundancia de la vergüenza autosustentable y abrazando el dolor presencial, comenzó a andar detrás de ella.

Espera y ve al mundo pasar

El flujo de tiempo se desvaneció, el medio día llevaba varias horas castigando, Ballard remarcaba la idea de que la pérdida de un sentido único destruye toda la cosmología personal, que la constante reinvensión del espacio era necesaria para la propiedad dicha de ser. Su mensaje claro, sentarse nuevamente y esperar que su mujer apareciera.

El sincretismo de deseo regresaba a ser convolución del ciclo redundante de supervivencia; otros escotes, otros traseros, otras miradas, una de ellas muy similar a la de su mujer, casi las mismas promesas de sus ojos, casi. No era ella, no importaba.

Necesitaba moverse, las fluctuaciones de la materia sugerían que era con una actividad similar en un lugar diferente donde el encuentro con su mujer podía llevarse nuevamente. Entonces encaminase a los asientos de un café, el capuchino helado más bien parecía papilla de paleontología y caldos primarios de las moléculas esenciales para la aparición de criaturas orgánicas. La mirada punzante, ahí iban los cabellos de ella, por ahí sus piernas lisas en zapatos de tobillos clausurados, definitivamente los sueños de ella con sombrero en esa otra mujer, una tarde de ocio se balanceaba de la mano de esa otra mujer. Esa no, es muy niña, esa no, tiene las manos demasiado arrugadas, ella los dedos muy largos, ella sí, su sonrisa reverbera por la estancia, ella también, su alegría brota en nubes que abarcan el firmamento diminuto de la habitación.

Ballard le cuenta de que la vida en una profesión exige que el objeto de estudio viva, se transforme y sea significativo para las complexiones de lo cotidiano, que aquel que sea filosofo o biólogo requiere que los seres estén vivos, que sean parte y afectados de las visicitudes que la sumisión al tiempo requieren sobre la psique a demás de los mecanismos de manutención de ésta; Sin la reproducción de cuerpo, mente y sus objetivos, la muerte misma carece de valor, por lo tanto también el ser.

Al fin el cenit se deja derrotar y alarga las sombras, la ontología nerviosa se recalca por instantes proviniendo de los píes. Su mujer lo llama desde la distancia, no muy lejos, puede ver su mano ondeandose bajo un puente, enfundando sus amores bajo un vestido de lino blanco, sin vestigio alguno de rencores, él la sigue, Ballard ignora a su compañero pero mantiene el paso junto al suyo.

Han pasado otras cuantas lunas desde la última vez que vio a su mujer, no importa, siente como detrás de él a pocos metros ella está esperando a que se le entregue. Ballard habla de serpientes de cal en una muralla abandonada nacida de la fiebre, de que la serpientes no existen, pero están ahí cada día a la misma hora, porque son necesarias para quien las contempla, y como del espectador es el universo, todo depende de que estén ahí.

6 oct. 2009

¿A dónde se fueron los Hipsters?



En aquellos entonces sabíamos quien era Sonic Youth, Los Pixies mucho antes del Fight Club, Depeche Mode antes del violator, las breeders, Nirvana nos gustaba, pero considerábamos mejor a Sound Garden, Oasis parecía ser el principio de la decadencia, Buddy Holly llevaba un rato muerto, y no teníamos mayor interés en el mundo y las parejas que el que tiene un oso hormiguero por un nido de avispas. Nadie era fan de nada, sino más bien andaban en su onda, Beavis y Butthead se reían de R.E.M., Ren & Stimpy era gracioso aunque nadie realmente le entendía, Björk tenía menos de cuarenta, las mujeres traían chamarras de hombre, los hombres ni pensaban en como vestían.

Un día en Mtv aparece "Daria" y una generación entera encuentra un poco de sí en la serie, aún con personajes acomplejados por su apariencia de un modo u otro, para todos es importante.

Entonces los lentes en las mujeres lindas, las faldas de secundaria y las chamarras de hombre desaparecen, los hombres se preocupan por lo que visten, lo más parecido a la música que escuchábamos son remixes de New Order los cuales nadie reconoce como canciones viejas, ya nadie tiene un grupo musical en común, ahora todos escuchan grupos folk europeos que sólo ellos conocen, con ritmos a tres cuartos, pero con arreglos interesantes. Portishead ya no es bandera, las niñas de quince años andan enamoradas de un Kurt Cobain que jamás conocieron, a todos les importa mucho cualquier cosa, todos se han convertido en oficinistas, diseñadores (no artistas), Djs frustrados o intelectuales de academia, mencionando nombres y nombres que por no conocer, no nos ponen a su nivel. Todos preocupados por su tesis.

Ya muchos sueñan con ser personas casadas o reencontrar ese amor de su vida que perdieron hace tanto por no ser "maduros", bailan salsa, escuchan coldplay, creen que ser fan de Bob Esponja es ser cool.

Ya a nadie le interesa sentarse en el pasto, escuchar y compartir una canción que suene a los Talking Heads en la grabadora.

Radiohead es pop.

A la mitad les hace falta cabello, la otra mitad usa tintes para verse más joven.

La verdad es que ya no hay nadie a quien no le importe el convertirse en un adulto.

Pudránse, traidores.

5 oct. 2009

Huesos al Sol


Hace no mucho en una de estas mañanas del intolerable amanecer a veinte grados, encamine un indiferente cuerpo y mente a un campo de la infancia. Un viejo parque de mi ciudad, la tercera sección de Chapultepec.

Con primeros pasos localice la entrada escalinada del parque, con una terrosa fuente homenajeando a un olvidado héroe de la canción infantil. La cobriza estatua de un animado grillo cantor ahora carente de antenas se marchita en óxido y podredumbre negruzca y verde a la que sucumbe el bronce. Avanzo por las escaleras de cemento envejecido y despostillado, acceso al parque.

Los juegos, cuerpos de madera lisa en un mar de terracota, barcos, castillos fortalezas, naves cósmicas y hogar de un millón de misiones y competencias. Han disminuido, ya no son el campo infinito, el mar de terracería ahora es un terrenal verde que la hierba ha conquistado, se nota que ya no hay niños que brinquen y sueñen con nubes de dulces, risas de sol y trigo, olores de veranos eternos. Ahora sólo el ruido de los automóviles y esqueletos de madera pudriéndose al sol, abriéndose a la humedad, alimentando los hierbajos que nosotros los niños dejamos crecer al olvidar este lugar. Inclusive la basura se ve vieja.

La primera sensación que me invade es la tristeza, de que los barcos gigantes navegando por océanos de carmesí sean pequeñas construcciones olvidadas. Doy la vuelta por los juegos, recuerdo las rutas de competencia, todos los obstáculos a sortear, comenzando en los aros, corriendo al pasamanos, donde mi altura siempre me dejaba comenzar en el tercer tubo, después las resbaladillas de cemento, brincar unas escaleras, saltar un nivel completo de un metro (¡Un metro!), brincar otra pared, subir a lo que llamábamos "La caseta de Bombero", un cubo de madera elevado con acceso de rampa y salida por una plataforma. Ahí el circuito terminaba la competencia, "La caseta" indicaba los más hábiles y rápidos, pero había que regresar, cruzando todo un castillo de tubos, rampas, escalinatas y llantas.

Comienzo a dar pasos sobre esos viejos juegos. La madera reclama que la piso con gruñidos, subo y me sujeto a unos tubos, ciertos crujidos me advierten que ya no tengo seis años, que la fortaleza ahora es una embarcación vieja, abandonada al salitre de unas aguas transformadas en desierto, que las vigas del cielo son sólo leña. Doy mis pasos con cuidado, cada nivel me pone más nervioso que el anterior, intento simular algo recordado de ese lugar, la madera me dice que no, que no lo intente, que ni ella ni yo podríamos soportarlo. Resignado lo entiendo, bajo, dejo atrás esa área, me acerco al mirador...

----------------
Now playing:



The Persian Claws, "Clever Way To Crawl"

4 oct. 2009

En la infinidad del paisaje




Y ahora que la luna llena se vuelve a ocultar trás la sombra de nuestro andar, vienen a mi los tiempos en los que solía contar las estrellas antes de hablarte, tenían que ser siete, siempre de un cielo en los púrpuras profundos de la noche recién nacida. Escuchaba tu voz, el como tejías una canción con tus palabras y respiración a través del teléfono, de como incluso nos quedabamos dormidos con los auriculares, simplemente para escucharnos dormir el uno al otro, como no lo concretamos hasta pasadas muchas muertes y separaciones de otras personas.

Ahora en la infinidad del paisaje se ha construido, dibujado una línea de contornos similares a los tuyos, en el viento oriental se carga con la sugerencia de tus perfumes, el agua juega bromas de reflejos, las sombras en el techo, el sabor de lo que como, el sabor de la tarde misma, los colores naranjas me recuerdan a tí, los colores azules me recuerdan a tí, todo lo hace, el espectro que me persigue.





Ya no es una maldición, no lo es ahora, en este momento, en este domingo, en esta habitación y sus paredes en amalgama de colores primarios, al menos no ahora. El mundo ahora es completo sobre tí, todo lo que es bello ahora es inspirado por tí. Y hay algo que pesa, entre mis pulmones, un sarcoma a veces benigno, a veces menos condescendiente, yace ahí desde hace unos meses, sospecho que andaba por ahí, conceptualizado en algún lado de mi persona desde siempre, me he acostumbrado a ese peso, a imaginarte que lo eres todo, y que núnca jamás serás nuevamente alguien en mí, no otra vez alguien, solo el algo, la brisa dedías blancos, la brisna de los parques, la caricia inexistente que siento por mi espalda.

Te amo mujer imposible, ya no te doy nombre, porque como todo lo que es sagrado, tienes tres, y el recitarlos en murmullo cariñoso, sólo hará escapar risas de otros labios rosas y de otra mirada de ojos negros.

Sonrío porque el sol me transporta a los ocasos donde solía contar estrellas, para escuchar una voz.


ACUARELAS DE KMR, TODOS LOS PAISAJES, LA MISMA FIGURA

3 oct. 2009

Rod


Rod, originalmente cargada por major deegan.

Ayer, día de luna llena, se cumplieron 50 años de la dimensión desconocida. Algo con lo que crecí, que temía desde los seis años y me sigue fascinando hasta ahora casí mis 26.

Gracias a Rod Serling conocí el terror de la soledad, que existen peores cosas que la muerte como el ser un inmortal con una gran colección de libros, y jamás poder leerlos. Que el tiempo y el destino son preescritos, y la dignidad del sufrimiento yace en aceptarlo y ser una predeterminadamente buena persona. Que el miedo más grande es aquel que creamos de lo cotidiano, y que siempre soñaremos con terrores paralelos a los que vivimos.

Gracias a Rod Serling conocí a Richard Matheson, aprendí a desconfiar de los robots, que el diablo siempre cobra y que los peceros rumbo a Pantitlan se mueven a base de gremlins.

Que el hombre más solo es aquel que vive consigo mismo todo el tiempo, el que no puede amar a los demás.

Mucho después conocí de Rod Serling la galeria nocturna, y de que en el arte se esconde la locura disfrazada de contrastes negro y carmesí, azul y amarillo, que el mundo puede ser iluminado por una bola de gas a millones de kilómetros, o por un indeferente dios dador de vida.

Que todo es cruel, por que nosotros somos crueles, que el destino final es la muerte,y eso sólo es el principio de un viaje.

Que es triste ser inteligente, pero necesario, que el colectivo es la fractal de una demencia original y natural.

Que todo eso es bueno, porque es génesis y omega.

Pobre Rod Serling, el ya lo sabía, y jamás lo negó

2 oct. 2009

Abusa de mí

Abusa de mí

Ven a mi casa, ven a mi trabajo, ven a mi escuela, entra rompiendo las cosas, mirándome con odio, farfullando maldiciones entre dientes, resoplando con tu naríz, empañando tus anteojos, ven y agarrame del cuello, aprieta mi garganta y observa mis ojos llenos de terror, un puñetazo en el hígado, escupe en mi cara mientras me tuerce el dolor, toma mi cabello y arrastrame por el piso, ordena que grite más alto, azota mi cabeza contra una pared, destruye mi ropa, abofetea mis manos en triste defensiva, grita de placer, de odio, conforme me humillas.

Acerca tu cara a la mía, lame mi rostro como un perro lame su coño, de forma desagradable, sucia, ríe. Patea mis pies hasta que salgan mis zapatos, distribuye una tierna por mis costillas mientras estás en eso, dame de comer tus nudillos, obligame a que te chupe los dedos, a que me hinque llorando a tus pies desnudos. Muerde mi hombro, mi pecho hasta que tus dientes se vuelvan tatuaje, araña mis costados.

Abusa de mí

Violame fuerte, sin consideraciones, gritando, rugiendo al techo, al cielo en enfrenta contra dios, destruyeme con tu sexo, pasealo por mi nariz, fractura mi cráneo, usa sólo tus manos, tu cuerpo. Has que bese tus talones, que acaricie tu espalda como la carne de un recién nacido, que murmure miel e introduzca mi lengua en tu oído, ordena que me de prisa, que ponga energía, que chille y aulle como el animal que soy.

Abusa de mí

Abandoname bajo una ducha fría, insulta lo horrible que soy, asfixiame con tus tacones...

...Abusa de mí.

Por siempre apreciaré tu sinceridad.

Hoy va a ser uno de esos días


Viernes de quincena, a todos les pagan, VIERNES EN LA NOCHE, lo cual es aún más fuerte, luna llena de octubre, siempre la más grande y terrorífica del año; Generalmente colorada o roja, del tamaño de la cabeza de tu amante, el ojo cariñoso que viene a reclamar una vez al año. La de Septiembre no importa, es la transición al otoño, la de Noviembre no importa, es el inicio del Ramadan, lo mismo puede decirse de todas las lunas llenas del año lunar, excepto por la de octubre, es enorme, libre mágica sólo como lo puede ser una luna sin compromisos estelares. Esta noche, la luna es sólo para sí.

A mi me asusta mucho, por lo mismo me fascina, la Luna más hermosa del año, viernes, quincena. He visto lo peor de la gente y de mi vida bajo la luna llena, en fechas como éstas siempre es peor, pero ahora saldré, enloqueceré con todos, correré con la manada.

Hoy me dejaré victimar por la luna.

Iggy Pop & The Stooges - I Wanna Be Your Dog
Found at skreemr.com


HOY LA CANCIÓN NO TIENE LA LETRA, NO SE NECESITA, SÓLO SIENTAN

1 oct. 2009

Conecciones Pérdidas + Leonard Cohen




MISSED CONNECTIONS. Arte basado en esos momentos que se nos van para siempre.


Y ahora, con ustedes: LEONARD COHEN

Leonard Cohen - Suzanne
Found at skreemr.com
Suzanne takes you down to her place newer the river
You can hear the boats go by
You can spend the night beside her
And you know that shes half crazy
But thats why you want to be there
And she feeds you tea and oranges
That come all the way from china
And just when you mean to tell her
That you have no love to give her
Then she gets you on her wavelength
And she lets the river answer
That youve always been her lover
And you want to travel with her
And you want to travel blind
And you know that she will trust you
For youve touched her perfect body with your mind.

And jesus was a sailor
When he walked upon the water
And he spent a long time watching
From his lonely wooden tower
And when he knew for certain
Only drowning men could see him
He said all men will be sailors then
Until the sea shall free them
But he himself was broken
Long before the sky would open
Forsaken, almost human
He sank beneath your wisdom like a stone
And you want to travel with him
And you want to travel blind
And you think maybe youll trust him
For hes touched your perfect body with his mind.

Now suzanne takes you hand
And she leads you to the river
She is wearing rags and feathers
From salvation army counters
And the sun pours down like honey
On our lady of the harbour
And she shows you where to look
Among the garbage and the flowers
There are heroes in the seaweed
There are children in the morning
They are leaning out for love
And they will lean that way forever
While suzanne holds the mirror
And you want to travel with her
And you want to travel blind
And you know that she will trust you
For shes touched your perfect body with her mind.

Mientras tanto, en algún lado...

El poltergeist de un sabor artificial a fresa ahoga mi paladar, efectos chocarreros de rojo natural número 8, sandía transgénica y jugo de arándano americano en envase de un cuarto de galón. Fresa de gomita, picante, que no sabe a fruta pero asocias a todos los carteles de la infancia y las delicias artificiales de golosinas.

Deje seco y pastoso en el fondo de la lengua, cigarro caramelizado de azúcar mal refinada, paleta de leche con forma de manita abandonada a las caricias radioactivas de un Apolo invernal.

Desaparece en el gas de un eructo lácteo. Los malestares comienzan nuevamente.

El pequeño dolor de no encontrarme en una playa idílica se cierne sobre mis muñecas al ver vestigios que empíricamente podrían suponerse de arena en la tierra de un parque. Grava trasvestida como conchitas, el calcio de los huesos pulverizados de las costas.

El ruido blanco del tráfico son las mareas lamiendo acantilados de banqueta. Una hormiga pordiosera es un cangrejo, palomas, gaviotas, los charcos en el pasto las insondables profundidades de un mar turquesa.

Ya no es verano, los océanos perdidos en recobrar imágenes de días pasados, consumidos y desechados. También estuve solo esa vez.