25 oct. 2009

Otro Beso


En la noche volvías a mí.

Fue el encuentro en una plaza, una escuela o en un museo, tal vez esas imagenes se combinaban y eran los tres, no tienen porque ser diferentes. Ambos llenos de miedo, yo avergozado por el estar frente a tí.

Entonces me consediste perdón, sin pedirlo, tus ojos mandando mensajes con la mirada.

Chocamos y entrelazamos rostros, manos, todo lo que pudimos en la prescencia del sol. Huimos buscando un lugar para nosotros, para la disculpa completa, todo ocupado, ningún sitio para enseñarte cuanto te extrañaba, cuanto te necesitaba. Cargandote en mis brazos, cazando un sitio, sin perder tiempo para besarte, comerte, devorarte pensando que así no te irías.

Pero no existio tal lugar, sigues en tu casa, yo sigo en otro lugar, acompañado de mi mejor amigo, pero sin tí, sin tus labios más que como el vapor del rocio sobre una hoja al atardecer.

La sensación de querer verte me invade otra vez y es en mis labios y boca pastosos que reseco tu sueño otra vez con sal.

¿Quisieras verme otra vez?