1 oct. 2011

Para mi cumpleaños




Primeramente, ese día me gustaría una cita romántica con una linda dama, con posibilidades de que finalice en un hermoso beso, aunque fuera de despedida.

Me gustaría un boleto para las luchas de Smackdown o para el corona, o para el concierto de Morrisey, por supuesto en compañía de alguien

Saben, pensaba poner esas cosas no tangibles, o cosas, cosas que quiero, como el Kindle Fire, o un procesador i5 T-quinientos y quiubole, pero realmente ¿A quién engaño? Lo que realmente deseo es no estar solo, que esas personas que tanto quiero y extraño que no me hablan me dejaran escuchar su voz aunque fuera en un mensaje de voz, dormir abrazado junto a un corazón tierno de mujer, sólo por recordar lo que es dormir escuchando los latidos de alguien a mi lado que abrazo como si el mundo se fuera en eso, porque al menos mi vida creo que en efecto yacería en juego. Quisiera no envejecer, quisiera que ese día la mejor perspectiva del mañana no fuera ir a trabajar. Despertar de una fiesta con mis amigos ese domingo, el reencontrar la fe en lo que hago, una razón más de hacerlo para alguien, que no fuera luna llena, que fuera nuevamente el 2002 y tener los conocimientos de ahora. La indulgencia de todo lo que hice mal, como posterior a una confesión en la iglesia.

El ya no sentirme así, como me siento en éste momento. La visión para poder ver al momento lo que realmente debería hacer para con todos y dejar de esconderme detrás de estos mal redactados escritos y la buena onda que me disfraza cuando ando con mis amigos.

El dejar de espantar a las personas a mi alrededor, que ya no desaparezcan de repente un día por motivos que sólo pueda sospechar que se presienten demasiados lejanos del verdadero porque.

El poder decir a quienes quiero justamente eso, que los quiero.

El enamorar y enamorarme.

Todo eso quisiera. La felicidad pudiera ser se cumpliera sólo una, la que fuera, por sólo ese día.