26 feb. 2008

Los Japoneses están mal


Del Emola y otras enfermedades mundiales


Ya desde hace un ratín ando muy clavado con eso de buscar cada vez más y más sobre cultura, arte, tecnología y entretenimiento, y en la búsqueda de noticias y blogs, es imposible el no toparse con las cosas japonesas, desde sus historietas y caricaturas que gran boom en las mentes occidentales han logrado, hasta lo más esencial de su historia y cultura con lo milenaria y tradicional que es, que se concentra ahora como una técnocracia, lo que es un contraste en el mundo de pintorescas complicaciones.

Pero del mismo modo es imposible buscar esas mismas cosas sin toparse con las decadencias culturales que diezman al japón actual, y después de semanas pensando (esfuerzo sobrehumano y ejercicio imposible en algunas ocasiones)he llegado a la conclusión de que los japoneses a pesar de andar sobre hombros de gigantes como civilización, por su ancestría y cultura, actualmente son una bola de fantoches infelices que transformaron su iniciativa y belleza en la peor muestra de la sistematización global, y no es que no tengan cosas buenas, pero lo malo y lo idioa ya supera lo chevere al grado de que parecen otra cosa antes del arquetípico oriente que antes imaginabamos, y para muestra un botón de detalles:


Tokyo Fetish-Fashion Show


Hombre de 39 años trasvestido como estudiante intenta entrar a una secundaria


The Shibuya Center-Gai Patrol: manteniendo el orden a través de la intimidación




GRITANDOLE A LA GENTE SOLO POR ESTAR SENTADOS EN LA CALLE



Profesor obliga a punta de cuchillo a que sus estudiantes se desnuden


Y por supuesto podría mencionar otras cosas como las Goth Lolitas, o El Tokyo Internacional technologic sex expo, o la idea de la belleza masculina como una apariencia lo más acercada a la de una niña de 15 años y poner esos links, pero ya es demasiado.

Así que los japoneses como cultura contemporánea y supuesto ejemplo mundial, la verdad es que están tanto o peor que cualquier quesque cultura del Siglo XXI, le pese a quien le pese.

Por mi parte creo tienen un pasado de lo más admirable (como nosotros), pero un presente de lo más humillante y degradante (como nosotros). Otra prueba de que la vida de hoy apesta un poquito más que de costumbre.

Y uno diría, eso es lo que has visto a lo largo de los meses, pero por desgracia son sólolas noticias de que leí en estas dos últimas semanas.