20 ago. 2008

La profesión más importante del mundo

Gracias a ellos personas como tú y yo existimos.

Otros tantos se rebozan de esperanzas deseando ser su semilla.

Críen nuevos hijos
cadáveres para las guerras del futuro
con brazos para ser sacrificados frente a balas de cañon
manos para hincar puñales en sus hermanos.

Hijas para ser violadas
que carguen con vastagos de sus parientes
para concebir hijos de soldados y trabajadores
y que nuestra contaminación se perpetue.

¡Salve oh honorable héroe de toda guerra!

¡Salve a ti!, que sin importar bélicas intenciones
o las más inmundas precipitaciones cumples tu deber.

¡Salve a ti lechero, padre de todos!