26 feb. 2009

PUNISHER WAR ZONE


Para quien no se había enterado, hay una segunda adaptación cinematográfica contemporánea (es decirse de este milenio) de las obra de Garth Ennis sobre el vigilante más mala onda de las historietas; Frank Castle, El Punisher.

La introducción a la historia del Punisher es sencilla, un día un entrenador de combate cuerpo a cuerpo sale de pic-nic con su familia al parque, y a medio sandwich de mantequilla de maní, una ejecución de la mafia toma lugar en el parque, y la familia de Frank al ser testigos, reciben el tratamiento italiano con uzis y otras armas automáticas de alto calibre. Frank al ser un tipo duro sobrevive sólo con la sed de venganza que la violencia extrema puede acarrear, y es así que desde entonces Frank como el punisher asesina de modo violento y amoral a cualquier malhechor por leve que sea su acción.

War Zone es sólo más de lo mismo, Frank matando gente mafiosa y todos los que tengan que ver con ello, por lo tanto hace enojar a la gente equivocada que le quiere hacer pagar de modo personal, y la película sólo desarrolla la vendetta eterna de Frank y de la mafia.

La película no aporta nada en guión, actuación, detalle chusco o antagonistas, pero lo mismo pasó con Rambo 4 y War Zone es tan entretenida como cualquier aventura de John Rambo, incluso creo que tiene más asesinados de forma violenta.

Como han podido apreciar a lo largo de tantos posts me gusta el cine de todo tipo, desde el surrealismo alemán hasta las películas de chabelo y pepito detectives, y las películas con toneladas de violencia sin sentido no son la excepción y está es de las buenas dentro de semejante subgénero macho chelero.

Pero en en ésta hay algo que sobresale de excelente manera y es el trabajo de producción e imagen por la adaptación fiel a la obra War Zone de uno de mis favoritos escritores Garth Ennis y la concepción visual de otro de esos artistas visuales que tanto me gustan Tim Bradstreet, y el tributo es obvio cuando la escena de confrontación final se lleva a cabo en el hotel Brad Street. El punto es que la fotografía, los contrastes de colores, la dirección de escena, el diseño de personajes y vestaurio, y la iluminación, la bendita y magnifica iluminación la hace una pieza de arte a la cual podrías cortarle pedazos, ponerla en un marco y colgarla de un museo, en serio la iluminación es preciosa, profesional e increíblemente lograda.


Por lo mismo os invito no a ver la película, no vale la pena gastar un centavo en ella (yo la baje de internet), pero sí a conocer el trabajo de Tim Bradstreet y la serie del punisher escrita por Garth para la serie Marvel Knights, que son los super héroes de siempre, pero pasados por un filtro de violencia, irreverencia y un poco más de realidad, eso sí que vale la pena, y si después de conocer ambas obras algún día en la noche pasan la película en la tele y resulta que les gusta la fotografía, veanla y no se verán decepcionados, incluso silencien la película y sólo pongan música de fondo y verán que en esos aspectos, es una pieza de arte.

LINK DE LA PELICULA

LINK A LOS TRABAJOS DE TIM BRADSTREET


TRAILER