14 abr. 2009

Y que levanta su cuchillo y...



Mientras tanto...

en un lugar no lejos de ahí.


Saludos como cada semana desde hace un mes a toda la gente bonita de todos lados, el día de hoy pensaba llegar al restaurante donde conecto mi laptop para entregarles un nuevo grupo de historias y extrañas aventuras escritas en los últimos días, pero ha decir verdad lo que he escrito no es publicable, todo es inconcluso y demasiado aberrante en sus pocos párrafos para parecer algo al menos entretenido, asesinatos de personas inmortales, crónopios y de como uno de ellos es mi vecino, un cuento a la lovecraft que no pasa de la introducción, la gran batalla funky en el cielo por el control de los meses de febrero y marzo por parte del invierno y la primavera, la historia de la última persona que produce lágrimas orgánicas y del colapso financiero de las lágrimas químicas alimentadas con hormonas de telenovelas de las 9 de la noche, pero nada es concluso, son sólo cuartillas de muchas ideas dispersas que no logro concretar.

Me siento como Charlie Kauffman, un escritor que necesita escribir sobre algo que realmente no significa nada sino solamente es la crónica de como no se le ocurre realmente nada para escribir, y eso parece hacer una buena historia.

Y para quien no crea que eso es posible sólo vea "Adaptation", y sabrán a lo que me refiero.

Mientras tanto, por la temporada se me antoja comer conejo.

Y aunque el viernes de via crucis, me detuve en una representación, me agarre a golpes con un grupo de cristianos disfrazados de romanos mientras le gritaba a cristo que corriera, que se salvara este año, que no mereciamos el perdón por que sabiamos lo que haciamos, el sólo se quedo ahí.


Pinche cristo ingrato.



felices Pascuas. Mientras tanto