9 jun. 2010

Carta de amor, que quiere ser de un amigo

Ilustración de Chelsea Greene Lewyta

"¿Soy presa del desencanto?

Regalame una ilusión, quizá logre pretender que no me engaño...

Un hueco entre las nubes...

¿Por qué hoy no me basta?

Quetzal, dame un sueño."


-Giselle



A mi siempre amada Giselle:

Que difícil es escribir tu nombre cuando cada día conjuro el sabor de su sonido entre fantasías.

Recibí tu mensaje por supuesto, sabía que era tuyo de sólo leerlo; Nadie escribe como tú, nadie más se atreve a escribir mi nombre o llamarme por él pidiendo algo como amigos, algo bueno de mí. Al repasarlo, un poco de desesperación y toda el ansia me inundo porque soy una persona triste que se conmueve facilmente de la belleza, inclusive en las intenciones. Tuve que salir a pensarlo, a ilusionarlo y tratar de componerte unas palabras que te fueran utíles y de amistad mientras recreaba algunos momentos del sostener tus manos, escuchando canciones que me ayudaran a hacerlo, tantas canciones que etiqueté y dedico en secreto a tu voz. Así terminé aquí, como tantas veces, en una banca con un cuaderno que esconde letras que llamo sinceras a mis adentros, bajo la sombra de un árbol queriendo imaginar que sentirás de ellas cuando las leas. Fuera así que me dí cuenta de otro detalle que me acerca a tí, del como esa misma tristeza y melancolía por el desencanto de los días nos aprisiona. Quiero pensar que es debido a la belleza de nuestro rededor, que es por el sentido de sentirla ajena o inclusive del no merecerla. Claro, no estoy realmente seguro de que sea así, que lo sientas así, pero he construido una vida de esas suposiciones sobre el maravilloso y sutil misterio de mujer que eres para mí.

Es con ésto que puedo decirte yo un sueño que cubre mis ojos cada noche antes de deshacerme en las horas que habita la luna; De una figura que reensambla un amor, eres tú, formada de todo lo que es bueno, y ella sonríe, con esa sonrisa rara y especial que incluso en la lúgubre pena se construye. En un momento donde las mentes carecen de dirección y el cuerpo de actos, donde me mira y sonríe satisfecha por ese pérdido segundo de su vida que puede compartir conmigo.

Creo de cierta forma que las tristezas que acumulas es por no saberte bien. Cuando recuerdo y sueño de tí siento el cariño de la primavera según la hablan los cuentos y los poetas, del talento y sacrificio que posees para construir esas pasiones como acciones, palabras, como caricias las cuales viví por instantes tan cortos. Del como me dejaste contemplar para admirar y celar de quien eres cuando bailas, de los lugares a los que te entregas en mente cuando lo haces. Si necesitas saber que eres hermosa, te lo escribo mientras lo digo en voz y mi piel reciente el recuerdo. Secreto más sublime como vos jamás conocí, sabiendo siempre que en tus suspiros dejaste escapar las ideas para que todas las cosas vivieran, en su color y forma. Siendo así que en el respirar para observarlo nuevamente se me va la vida.

No encuentro mucho más como halago y verdad de tu persona, siempre fuiste una fuerza natural para mí, una pieza de maravilloso arte para vivir a través y a partir de él, de contemplarlo, un paisaje asombroso de la naturaleza exhibiéndose divina por sólo ser. La flor es preciosa y no lo sabe, no se le puede decir que por ser flor es preciosa.

¿Es que no lo puedes intuir?Como en el amor y pasión que tenes para todo la misma vida se construye a tu alrededor, y eso creo es lo importante. No pienses de actos y consecuencias, no tenes razón para hacerlo cuando tu corazón es divinidad atemporal. Las complejidades de los demás siempre harán incomprensible mella en uno al tratar de entenderlas, yo sólo puedo sospechar e imaginar las batallas de tacto y sentimiento que has librado con los momentos, con los lugares, con tontos como yo, pero no puedes seguir con eso, por eso, cuando podrías sostenerte sólo con quien eres, de la eterna belleza y cariño que te compone. Si quisieras, por una mirada tuya habría legiones de solitarios e inclusive mujeres que te darían su mundo, de experiencias, esas las puedes construir con el simple juego de tus manos, para tí, para los demás, esas son todas tuyas para obtenerlas al instante. De amor, eso es lo más complicado ¿Cómo podrías encontrar un amor que mereces, que necesitas y deseas cuando tú eres un estándar muy alto que superar, cuando tú eres ese mismo amor inequiparable que nadie más te podría dar? Eso sería lo complicado, encontrar un amor que te merezca y sea todo lo que tú mereces. Sobre compartirlo, todas las personas en tu vida lo aceptarían gustoso, sólo tienes que acercarte a quienes amas para encontrar justo el mismo amor que te dieron. Si deseas un amor nuevo, unas palabras y estoy seguro que de quien llegues a conocer lo obtendrás.

El mundo es tuyo porque tú eres amor, porque todo en tí es hermoso. Si solamente es el polvo de los días, el cansancio de lo que haces, la tristeza de los demás, lo quemante de las lluvias, la suciedad de las cosas, lo tonto de los humanos siendo humanos lo que se te acumula en capas sobre el rostro, no te engañes, porque cualquier cosa que necesites es tuya del mundo. Tal vez no como puedas desearlo, tal vez no de las personas de quienes lo querrías, del mismo modo nada se puede hacer ante la incertidumbre del futuro y las pasiones de los demás, eso sólo queda afrontarlo un presente a la vez con el amor que seas y poseas. Tú tienes esa gloriosa oportunidad y me llena de dicha que escogieras mis manos para escribirla y que de ellas lo leyeras. Por lo demás, no te engañes mujer preciosa, es todo lo demás lo que no es como tú, por eso parece en contraste tan malo, pero la vida, la música, el arte y el pobre amor de los tontos pueden darte es tuyo para cuando lo quieras.

El desencanto es comprensible porque no has de saber hacía donde dirigir ese cariño nuevamente, hacía quien tal vez, pero es sólo por eso y no es razón a tu vida de sufrirlo, sólo tenes que alinear las cosas en lo que deseas, unos pocos actos, unas pocas palabras para que acontezca.

Yo, siendo tan tonto como soy, por mis acciones, por mis palabras, aún así te amo y sueño del día de verte feliz por quien eres, por lo que haces, y sólo supongo que tu tristeza es por nosotros que somos los otros y nuestro tonto mundo, pero no puede ser por tí.

Te amo y las cosas que amamos, las personas que amamos son las importantes en la vida. Siempre sentí que en eso estábamos de acuerdo, de razón y de sentir, sin importar lo que terminaran haciendo nuestras manos, nuestras palabras con eso.

No te pierdas así mujer hermosa, el universo jamás puede ser tan hermoso como tú.