11 jul. 2011

Sobre mi foto al lado de la palabra "Decepción" en los diccionarios enciclópedicos. (Para Triptop)



-Sobre las mentiras.

Cierto es que vuestras observaciones reflejan el póderoso argumento que las ideas que se me escurren suenan con tono de impuesta verdad, a pesar de querer ser algo muy diferente, que al ser tan poco desarrollado, raya de lección antes de palabra reflexiva. La idea del amor y la justicia las manejo como posibles mentiras porque no son parte de un argumento inteligentemente desarrollado que se pueda apreciar a través de los pobres sentidos como realidad. No hay un argumento real para ellas, al mismo tiempo son acto de fe. No importa que tanto se desmenuze a una persona o todo lo que se pueda tocar del universo personal hasta donde alcanzamos, no existirá ni en uno ni en otro un sólo gramo demor, de justicia. Los infantes y media vida nos creamos a nosostros mismos pequeñas mentiras, de los monstruos en la noche, las hadas escabulléndose entre almohadas, los magos que nos traen de buena voluntad regalos, esas cosas son necesarias, cada pequeña mentira de fe es necesaria, porque nos preparan para las mentiras grandes, nuevamente el amor y la justicia. Es ahí donde el simio toca al ángel y surge la belleza humana, en el punto en que se puede creer más allá de que toda razón mínima necesaria niega su existencia.

No sé si eso es terrible, siento (siento, en efecto y nuevamente sin argumento), que la fuerza negativa, incluso en un principio de realidad no debería ser excluyente de cualquier idea positiva, sin importar lo irreal que sea, ya sea San Nicólas, el amor, o el carpintero zombí amoroso de hace dos mil años.

No es que el niño crea y juegue deseando obtener algo a cambio, como todo juego, es un ejercicio y simulacro de lo que puede ser una posibilidad mejor para una vida larga, desde el cachorro que muerde a sus hermanos, hasta el juego de mesa en el que compiten las habilidades de matemáticas.

El amar, no creo que se deba amar por amar, si el amor es un principio al que se subyuga la existencia, éste debe serle propio a los demás principios, el amor hacía alguien (Tal vez idealmente) ha de alcanzar a ser la equivalencia de los valores que uno entrega y comparte con ese amor, con esa decisión, quien lo recibe debe ser tan valioso de ese amor como quien lo da, el amor ganado, el amor logrado, el amor entregado totalmente es el negar toda propiedad de uno, para compartirlo con alguien más, merecedor de todo lo que el principio de amor tenga como equivalencia para nosotros. 

Por eso cada "Te amo" ha de caer con el peso entero de todas las canciones de antaño y los sueños que se puedan concebir a partir de ese momento, porque es la totalidad del amor dada a través de un agente que recto en ese principio, es amor mismo, y por lo tanto mayor principio posible para una persona. 

Sólo que exista un argumento, a pesar de cimentarse en la fe antes de que en los sentidos, pero que sea un argumento, no que sea correcto o incorrecto, o con un valor diferente, el que las acciones no nieguen el principio que defienden, de otra forma, la fe muere dentro de las iglesias, cuando el ritual carece de significado y se transforma en cacofónico murmullo a mentes sordas.

Pero de todo eso, realmente sé muy poco, siendo un muro de ladrillos hablando de lo que cree es la suavidad de las telas que ve pasar.

Ya de la idea que es éste ejercicio, eso es, una idea, que como la hierba, yace siempre ahí, cruza multitudes y crece más fuerte cuando se le pisa. Sólo desea ser escuchada presumiendo de la propiedad que es la armonía, sólo es eso. Semejante a una oración, se avienta al aire deseando atrapar oídos más supremos, el reconocimiento de todo lo que es por sí misma que no puede entender. Como oración, también es egoísta, buscando el bien de lo que conoce sin saber incluso si sus raíces son putridas o de buen nutriente hasta que se les consume.



-Sobre mi foto al lado de la palabra "Decepción" en los diccionarios enciclópedicos.

Realmente la opinión de aquellos progénitores me es de muy poco intéres o importancia, el detalle yace en la continuidad de su presencia, en la observación de ese orgullo injustificado convertirse en la más documentada decepción de la cual pueda hacer registro. Ya la lista de damas que se alejaron a gritos y deseos de muerte terrible, de hermandades olvidadas, de todas las demás relaciones son sólo resultado y reflejo del proceso único que he tenido toda una vida para recordar y reflexionar. Por eso es importante y pesado, es mi muestra cero del experimento que pretende reflejar mis capacidades innatas para querer y relacionarme (Aunque ya lo último que deseo es un nuevo especímen a la muestra general).

La decepción ya propia y de lo que hago es porque a pesar de en efecto ser una experiencia constructiva de una u otra forma a mi ser, no posee memoria de permanencia a pesar de su efecto acumulativo. Me es carente de valor a varios principios, entre ellos el del amor, por eso me enoja, porque no es válida para lo que quiero hacer con ello, que no es acumularlo, si no entregarlo a compartir.  Eso ya de mí, un gran defecto (otro).

Ya de ella, de Mara, espero fueran razones y no sólo justificaciones, el hacer de algo inverosimil, algo racional. Para ella, para mí. Si fue mejor, por el peso que tal vez en sumatoria era más que los componentes de sus partes, aún no lo sé. Pero el rechazo es lo que es intrinsecamente, no es un favor, ni un acto de piedad, aún así si para ella dios sabrá tenía sólo próposito dellamada de atención.

-Una charla de medianoche

Giselle: si sigue leyendo lineas puede escoger las que quiera leer,
  puede elegir
23:48 aunque claro, puede elegir no leer ninguna.
  Igual seria mentira
23:50 Yo: Pero aún así lo hiciera, seguir leyendo líneas, ¿Qué sucedería con los demás papeles? ¿Qué actríz sustituiría las líneas de la amada? Fallecería ese personaje ¿La obra sería igual de buena?
23:51 ¿Qué espectador se quedartía a semejante presentación?
23:52 Giselle: la escena debe mantenerse ante todo
  si falta uno debe parecer que no falta
  que esta completa la obra
 Yo: ¿el aplauso de quién alimentaria a los actores?
 Giselle: se aplauden entre si, no lo hacen por el espectador,
23:53 lo hacen por hallarse a si mismos
23:54 Yo: la máxima que separa los grandes actores, de los pretendientes: "El espectáculo debe continuar"
 Giselle: ante todo