15 dic. 2007

Samson et Dalila




Hoy en la tarde, ensimismado realizando procesamiento en unas fotos encargadas decidí prender la tele en búsqueda de unos momentos de enagenación de mis actuales problemas del corazón y los cómunes probemas en la mente y me encontre con esta versión de Samson et Dalila en voces de Placido Domingo y la grandiosa diva Olga Borodina, una reciente interpretación del 2002 que cae en el surrealismo por los elementos de arquitectura y andamiaje en su presentación. Y llego el momento donde está la canción o parte que verán en el video,ante la cual no pude más que deshacerme en un mar de lagrimas.

"Mon coeur s'ouvre a ta voix" Es la escena de seducción, en la que Dalila le suplica a Sansón que confíe su amor, que se entregue esa noche olvidando su dios, su pueblo y su misión, Dalila con palabras sobre muerte y con su hermosa voz y con una de las musicalizaciones más perfectas del mundo le tratá de enseñar que tanto amor puede sentir una mujer, que tanta envidia de no poder tener una comunión con Sansón como la tiene con su dios. Y Sansón sólo puede responder: "Dalila, yo te amo". Y he ahí la belleza de esa parte, que la música y la voz de Dalila así como sus palabras que son poemas del mayor dolor de un amante envuelven a Sansón, envuelven al espectador, cuando escuchamos esta parte amamos a Dalila, su perfección ante nosotros sólo puede entenderse como la más pura confesión de amor, pero el acto inmediato a éste es la traición de Dalila, el como pone en duda el amor que Sansón el como se descubre como la puta adoradora de Dagón que es, y eso destruye a Sansón, y eso nos destruye como espectadores aún sabiendo el destino de la obra, la fuerza del amor y la traición que uno siente por Dalila es devastadora.

Pobre Sansón, pobres de nosotros, pobres de todos enamorados de aquel hermoso libro que entre sus páginas esconde la palabra puta.

Aún ahora, después de un par de horas o más de haberlo visto, al sólo escribir esto derramo lágrimas, pobre Sansón, pobres nosotros.