17 may. 2010

Cosas que pasan (Werner Herzog es como el hermano que núnca fue)



Hace unos meses tenía una charla de cementerio con un viejo amor, donde me cuestionaba sobre que podía haber, que podía yo encontrar como alma gemela en este submundo donde yo hábito, y la respuesta fue Werner Herzog. Recién tenía aún en la memoria la imágen de la decadencia intrinseca del deber y querer ser que en cavilaciones había obtenido de la película Bad Lieutenant, y al momento fue la respuesta más sincera que pudé dar.

Ella me dijo que lo buscaría (¿Será otra de las razones de su enojo?) y trataría de entender el porque de esa respuesta. Por mi parte no podía hacer otra cosa que recordar su Nosferatu, su Fitzcarraldo.

Hoy, revisando lo que sea que su servidor siempre revisa en internet, me encontré con estás palabras del actor Klaus Kinski:

"Herzog es un miserable, odioso, malevolente, avaricioso, hambriento de dinero, repugnante, sádico, traidor, chantajista, cobarde, un maldito cabrón deshonesto. Su supuesto "talento"consiste en nada mas que atormentar a criaturas desvalidas y, en caso necesario, torturarlas hasta la muerte o simplemente asesinarlas. Él no se preocupa por nadie ni a nada, excepto su carrera como cineasta. miserable llamada. Es impulsado por una adicción patológica al sensacionalismo, él crea las dificultades más sin sentido y peligros, poniendo en riesgo la seguridad de otras personas e incluso sus vidas, sólo para que finalmente se pueda decir que él, Herzog, ha vencido obstáculos aparentemente insuperables.

... Si él quiere disparar otra toma porque él, como la mayoría de los directores, es inseguro, le digo que se joda. Cada escena, cada ángulo, cada disparo se determina por mí, y me niego a hacer nada sin que lo considere justo y correcto. Así al menos puedo salvar parcialmente la película de ser destruida por la falta de talento de Herzog... ¡Él debería coger la peste! ¡Sífilis! ¡
La fiebre amarilla! La lepra! No sirve de nada, cuanto más le deseo la muerte más horrible, más me persigue. "


A lo que no puedo evitar pensar de nueva vez, que Herzog es más cercano a mí de lo que creía, yo que suponía esa empatía un simple colateral a mis interpretaciones, pero es observada de la misma forma por otras personas. Por eso al momento declaro, que Werner Herzog es un poco más allá de mi hermano.

A otros tantos directores, artistas y sobre todo escritores los he sentido muy cercanos, pero como padres y amigos admirables, pero Herzog, ese es un maldito cabrón de mierda al parecer, eso se ve claramente en sus películas, a el podría verlo a los ojos y brindar con alegria.

Son de esas cosas que pasan.


Nota: Como todo el cine comercial es mierda (Los últimos días ví Avatar y Alicia en el País de las Maravillas) con sus guiones panglossianos y complacientes, y el cine supuestamente de arte es sólo la historia de algo que podría leerse en las noticias locales o que podría pasarle a un amigo una semana cualquiera, y como el cine documental actual es sólo hora y media de imagenes en alta definición capturadas por una camára de formato digital a 75 mm con 200 o más fps desde un globo aerostático. He decidido hacer lo más simple del mundo, descargar y ver la filmografía (como director) completa de Ingmar Bergman, al fin son como 67 películas y me faltan ver como 50 y hasta donde sé, las que no son joyas de excelencia, son muy buenas. Así que ahí luego les cuento.


Ayer vi Saraband, la siguiente será Fanny och Alexander, o el Séptimo sello